Huelva

Un manto de Amor

Un Manto de AmorEn la noche de ayer en Cabildo Extraordinario de hermanos se ha aprobado la realización del manto bordado para la titular mariana de la Hermandad de las Tres Caídas, teniendo previsto su estreno para 2019.

Un diseño realizado por Juan Robles en abanico compuesto por 11 nervios dispuestos de manera radial desde la orilla del manto ascendiendo hasta las sienes. De todos los recursos ornamentales usados en el diseño, hay dos de ellos que son nexo de unión claro con las bambalinas actuales. Uno de ellos, y quizás el más claro, es el motivo repetido en el interior del palio, las cráteras con rosas rojas simbolizando el amor de María. El otro recurso ornamental que se rescata del palio, aunque remozado, son los motivos en forma de flor o venera que remata la punta de las bambalinas. De hecho, este elemento es el que más reiteradamente se repite en el manto en diversos tamaños y morfología haciendo de las veneras el elemento más característico del manto.

El nervio central y eje principal del manto arranca en su base desde una composición de hojarasca entrelazada de la que surgen dos cuernos de la abundancia colmados de flores y motivos vegetales que flanquean una gran pieza ornamental con forma de venera. Esta venera se compone de 9 nervios en cuyo interior se disponen diversos ornamentos vegetales y están unidos unos a otros por circunferencias entrelazadas. Todo ello está delimitado por por un perímetro con lineas geométricas del que nacen otras tres veneras que se unen en una pieza central que contiene 3 azucenas símbolos de la pureza de María. A partir esta pieza central nacen las ramificaciones desde las que ascienden los motivos vegetales hasta la parte mas alta de este nervio por el que se reparten flores, tallos y hojarascas que abrazan como ornamento principal de la parte superior de este radio a un remate acabado en piña, símbolo de la unión de la Iglesia y circundado por una de las 12 coronas que luce en total la presea que se reparten a lo largo de los nervios principales y de otros cuatro pequeños nervios menores compuestos por ramas de palmas que representan el triunfo, la victoria. Estas coronas simbolizan las 12 virtudes de la Madre del Señor, 12 gracias que María demostró durante su vida; la Humildad, la Fe, la Obediencia, la Caridad, la Sabiduría, la Piedad, la Paciencia y fortaleza ante el dolor, la Pobreza llevada con dignidad, la Esperanza, el Amor ardiente a Dios, la Modestia y la Pureza virginal de María. Estas 12 virtudes fueron descritas y recopiladas de las Escrituras por su Santidad Pablo VI en su “Exhortación Apostólica Marialis Cultus para la recta ordenación y desarrollo de culto a la Santísima Virgen”.

En las dos vistas frontales vuelven a combinarse ornamentos vegetales y trazos geométricos teniendo como motivo central las cráteras con rosas, al igual que los otros 4 nervios principales que se disponen en la cola del manto. Esta cola remata en pico en lugar de en forma redondeada y está rematada con una pequeña cartela orlada donde se recoge una cita extraída del Libro Eclesiástico del Antiguo Testamento, capítulo 24, versículo 18; ” YO SOY LA MADRE DEL AMOR HERMOSO”

El bordado correrá a cargo de Manuel Solano.


Info: http://juanroblesgarcia.blogspot.com.es/

AnteriorSiguiente