En Primera Persona

Pequeña historia de un músico

Buenas a tod@s, me presento, soy Gabri Solís, un músico de la banda de CCTT Jesús Despojado De Sus Vestiduras, de la maravillosa ciudad Alhambreña, vengo hablaros sobre el tema de los músicos ya que mucha gente apenas conoce lo que hacen a lo largo del año y muchas veces ni siquiera se les nombra a dichas bandas en ninguna ocasión.

Una vez un señor mayor al verme con la corneta en pleno mes de Septiembre me dijo: “Chico, queda mucho para la semana santa, ¿que hacéis ensayando ya?”.

A lo que yo le respondí: ” No sólo tocamos en semana santa señor, tocamos para muchas otras ocasiones y siempre vamos con una sonrisa”.

Nosotros los músicos sabemos lo duro que es empezar a finales de agosto y terminar de ensayos y actuaciones en mitad de julio, muchos sabemos lo que un instrumento puede llegar a transmitirnos con sólo ponernos el metal en la boca, muchas emociones se viven al ir detrás de cualquier paso, escuchar un sólo desgarrador que hace que el corazón grite, muchas veces he llorado cuando un gran compañero dijo:”Estamos disfrutando por todas esas estrellas que el cielo ganó”, haciendo alusión a la marcha dedicada al familiar de mi gran director Esteban Ribeiro, para mí ese día se me quedó marcado.

Me gustaría contaros el cómo comencé yo en este mundo cofrade tan maravilloso.

Un bonito día del mes de Marzo de hace unos años fui a ver una procesión en la que tocaba la banda en la cual hoy tengo el orgullo de estar, allí tocaba un gran amigo mío y ya hacía tiempo que venía diciéndome que entrase en la banda que era un mundo maravilloso, pero yo por temor a no saber tocar algún instrumento o miles de cosas no me decidía. En dicha procesión me presentó al director de la batería Manuel Alejo, él me dijo también que entrase en la banda y yo por hablar con un alto cargo y después de haberlo pensado durante un tiempo decidí presentarme en el siguiente ensayo, y así fue, en ese mismo día entré de bombo, faltaban quince días para la semana mas esperada por todos los cofrades, confiaba en que pudiera aprenderme las marchas y salir, pero no fue posible y me dijeron que si quería podía acompañarlos  en sus estaciones de penitencia cómo ayudante de banda y también llevando las medicinas, mazas, baquetas y demás cosas de repuesto, y así fue cómo entré con un muy buen pie en la banda en la cuál empecé y a día de hoy sigue poniéndome los pelos de punta cada ensayo, cada concierto, cada actuación, cada sólo, cada marcha, cada redoble de tambor.

Firmado: Corneta Despojado.

Un cofrade más.

Contacto:

Twitter: @Gabri_patachula

Facebook: Gabri Solis

Email: Gabripatachula@gmail.com

AnteriorSiguiente