in

“Naturalidad”… por Juan José Caravaca

Son muchas las Hermandades y Cofradías que existen en la actualidad, deben ser unas 60 solo de penitencia y solo en nuestra Sevilla capital, por hacernos una idea. En todas ellas el fin último es el mismo, dar culto a Dios Nuestro Señor y a su bendita Madre a través de la convivencia fraterna (de aquí lo de hermandad) entre sus hermanos. A simple vista puede parecer ilógico que existan tantas corporaciones dedicadas al mismo fin, pero son muchas las diferencias que existen entre todas ellas. En primer lugar son diferentes los momentos de la Pasión del Señor que se contemplan en cada una, y además, sobre todo en Hermandades que consideren un mismo momento de la pasión, cada una de ellas se fija en un aspecto concreto del mismo y sobre todo, y esto vale para todos los casos, cada Hermandad tiene una forma personal y particular de hacer las cosas, lo que les confiere su propia identidad. Es humano, e inevitable, hacer algún tipo de comparación entre las distintas Hermandades, aunque ya hemos partido de la premisa que cada una de ellas tiene su forma personal de hacer, lo que hace que sea difícil hacer comparaciones entre ellas, pero en nuestra imperfecta humanidad no podemos evitar hacernos preguntas tipo: “esta hermandad es más “seria” que la otra… (ponga cada uno el ejemplo que guste) ¿Por qué?”

Desde antiguo la ciudad sabe como ha de hacer las cosas, aplicando en cada momento la medida justa de lo que se celebra y poniendo de manifiesto la personalidad propia de cada barrio, de cada feligresía, de cada plaza. En cada uno de sus rincones la ciudad se sabe expresar con la forma particular de cada uno de sus vecinos y, en la unión de todos ellos todos se fragua ese sello personal que queda como bandera de la esencia propia de cada una de sus collaciones. De esta fuente han bebido las diferentes Hermandades y justo su forma de hacer viene definida por la propia historia de cada una y del barrio y sus gentes donde han crecido y se han desarrollado.

También es cierto que a lo largo de la historia hemos visto en determinados momentos como este orden natural se veía alterado por nuevas modas que en poco tienen que ver con las formas tradicionales de hacer. Algunas de estas innovaciones se han ido asumiendo como evolución natural de la fiesta, integrándose en las costumbres propias como nuevas tradiciones y otras han terminado desapareciendo, no sin antes alterar el orden hasta entonces establecido. También hay veces que estos movimientos de cambio vienen promovidos por personas, individualmente o en grupo, que buscan el cambio más por un minuto de gloria que por una mejora real y efectiva de la fiesta. Recientemente y en este sentido he leído una entrada de un conocido blog alertando de estas situaciones, fundamentalmente de personas que buscan un falso protagonismo en detrimento, en nuestro caso, de los auténticos protagonistas que son los que van encima de los pasos. Pero no es a esto a lo que me quiero referir, sino a las propias Hermandades en sí, porque es en el seno de las mismas donde en ocasiones se pretende protocolarizar en exceso algunas cuestiones que en absoluto necesitan nada mas que la naturalidad. Y ¿Qué es la naturalidad? Según el diccionario es la cualidad de natural, espontáneo o sencillo en la manera de ser o de comportarse. Natural es aquello que no tiene ni elaboración ni artificios, tal y como es en realidad.

La mayoría de las Hermandades, al menos las que conozco que gracias a Dios son bastantes, en sus muchos años de existencia tienen una forma tradicional de hacer las cosas y que además son fiel reflejo del espíritu propio de cada una de las corporaciones el cual viene definido, como habíamos apuntado anteriormente, por su propia historia y por su barrio o feligresía. A veces podemos ver como Hermandades cambian las formas de celebrar algunos de sus actos y cultos incorporando modelos característicos de otras corporaciones sin adecuarlos a su propia personalidad, lo que les hace perder identidad. Igualmente hay Hermandades que incluyen excesos de protocolos en las formas de sus actos cotidianos, lo que termina convirtiendo un acto íntimo y sentido en algo más propio de un espectáculo quasi teatral.

Volviendo al ejemplo que poníamos al principio de esta reflexión (insisto: cada cual lo vea con el ejemplo que guste), las Hermandades “serias” no necesitan hacer nada especial para demostrar su seriedad, simplemente basta que cada hermano lleve asumido internamente lo que va a realizar y debe hacerlo en la forma como es tradicional. Cuando importamos formas que no nos son propias, o bien queremos exagerar unos determinados comportamientos que son ya tradicionales en las corporaciones, se cae en un artificialidad que desnaturaliza el propio acto que se va a realizar perdiendo, no solo el sentido primero de éste, sino que en muchas ocasiones lo deja vacío de contenido al desaparecer esa frescura y espontaneidad que da validez a las cosas nacidas en el seno del pueblo, que no olvidemos es donde nuestra Semana Santa nace y se hace, pues es el reflejo de la piedad popular.

¿Qué te ha parecido?

1 punto
Upvote Downvote

Total votos: 1

Añadir voto: 1

Porcentaje votos positivos: 100.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por David Jiménez

Community manager y fotógrafo profesional

Semana Santa 2018 | Salida del Paso de Misterio de Montserrat de la Catedral

La música en la salida extraordinaria del Cerro