in

Gloria de Hispana Aceituna

Tweet Como de costumbre, excelsa, sublime, de categoría….Así fue la procesión de Nuestra Señora de la Oliva Coronada, patrona de Salteras y los Olivareros.

Salteras se echó a la calle para venerar y honrar a la que es su patrona, la Virgen de la Oliva, que pasadas las 18:30 de la tarde hacía su aparición bajo el dintel de la Parroquia de Santa María de la Oliva, hasta donde había sido trasladada la misma mañana del domingo desde su ermita.  La imagen de Nuestra Señora de la Oliva, interesantísima talla anónima del siglo XV, llevaba el terno de saya de tisú  y manto verde de la coronación canónica, donados para tal acto y realizados por bordados Salteras. Las calles anexas a la parroquia presentaban un aspecto festivo, encaladas y con sus gallardetes y telas de damascos colgadas, esperando a la patrona que un año más procedía a recorrer las calles de su pueblo.

Este año se daba la circunstancia que se cumplían 50 años desde que la Virgen de la Oliva fue nombrada como patrona de los Olivareros de Sevilla y provincia. Hecho que ha marcado aún más la festividad de este pueblo y el patronazgo de la Virgen de la Oliva.
Emotivo el detalle de interpretar a la salida de la imagen la marcha Hiniesta de Sevilla, de Manuel Cabalgante, subdirector de “El Carmen de Salteras” que tantos años interpretó tras la reina de los olivareros y que a principio de este año tristemente nos dejó.

Tras Hiniesta de Sevilla y ya en la plaza, fue la marcha Virgen de la Paz, de Don Pedro Morales, la que entusiasmó a los presentes y llenó de algarabía la villa saltereña. Momentos más recogidos se vivieron en la calle Velarde, dónde la marcha de Vicente Gómez Zarzuela, Virgen del Valle, puso la nota solemne y mística del recorrido. Posteriormente, con Dolores de Salteras, Nuestra Señora de la Oliva hizo su aparición en la Casa Hermandad de la Hermandad de los Dolores de la localidad.
También se vivieron momentos sublimes con el paso de la Oliva por la capilla de Nuestra Señora de la Soledad, llegando a ella con una elegancia inusitada a los sones de A ti, Soledad. Con ella, desde el campanario de la capilla, besaron las sienes de Reina de Salteras una petalada aprovechando el fuerte de la marcha. Tras el saludo a la Hermandad fue Soleá dame la mano la marcha que enmudeció a los presentes, obnubilados por la dualidad perfecta sincronizada de manera exquisita, la Virgen de la Oliva y la exquisitez de la marcha .
Posteriormente y antes de llegar de nuevo a su ermita, se interpretó la marcha que Joaquín de la Orden y Dionisio Ortíz, le dedicaran y que lleva su nombre y advocación, Nuestra Señora de la Oliva.

En su barroco paso de gloria, la Virgen de la Oliva iba exornada con un gusto exquisito y a los sones de la Sociedad Filarmónica Nuestra Señora del Carmen de Salteras, dirigida de forma magistral como siempre por Francisco Pizarro Gómez. Este es un hecho peculiar ya que al tener la localidad dos grandes formaciones musicales, cada año es una de ella la que tiene el excelso privilegio de acompañar a la imagen.
Esta procesión es una de las que ha de estar señalada en rojo en el calendario, no solo por la emotividad y la belleza que desprende la procesión al completo, sino por la categoría de imagen y la devoción que profesa Nuestra Señora de la Oliva.
Si pasean por el aljarafe o se encuentran cerca de la villa de Salteras, por favor háganme caso y acérquense a su ermita. Ella os lo agradecerá y veréis la belleza personificada en la Virgen de la Oliva, gloria de hispana aceituna.

Redacta. Juan José García
Imágenes de Rafael De Los Santos, a su Patrona. Gracias.

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por Nacho Sánchez

Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org

Madre…para ti mi música, Por Francisco Pizarro

Montajes espectaculares