in ,

En Cuarentena. Día 38

niños-540x411Si el tiempo es el amor, y amor embriaga el alma de los necios, atenme a mí primero.

Escuchaba yo una marcha sobre no sé que barco de vapor hundido, y sinceramente, para mí es la sinfonía del porqué. En cada rayo de sol al atardecer, entre los inexistentes meones de una plaza prostituida por vagos pensamientos juveniles, se cuece la otra primavera.

Una niña busca una mirada perdida cada diecinueve rosas, suena esa sinfonía, todo es para siempre.

El alma, como la esencia nunca se van… Y aquí está esta cuaresma para demostrarlo.

Foto: Manolo RL.

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

En Cuarentena. Día 39

Sones de la Calzá en la Basílica del Cachorro