in

Corona de Adviento

Adventskranz 4. Advent

Juan José Caravaca Silva

Hemos comenzado el nuevo año litúrgico estrenando el adviento, el tiempo de la espera gozosa de la venida del Niño Jesús el día de Navidad. Es costumbre en estos días, la tradición de la Corona de Adviento consistente en un anillo o corona de ramas de árbol perenne con cuatro velas que se van encendiendo cada uno de los cuatro domingos que componen este periodo y que nos ayuda a contar el tiempo que queda hasta el nacimiento del Niño de Dios. El encendido de cada vela suele hacerse en la misa parroquial o en los hogares en un momento de oración que nos ayuda a prepararnos para la Navidad y nos recuerda que Jesús es la “luz del mundo”.

Pero en nuestra Muy Mariana ciudad de Sevilla el adviento toma un “color especial” pues nuestro desmedido amor a la Madre del Salvador nos hace que casi sin darnos cuenta terminemos viendo las fiestas del “Hijo” a través de los ojos de su “Madre”, y los colores de las velas no son moradas color propio del adviento sino que van del azul purísima al verde Esperanza.

La primera de las velas es en honor de La Llena de Gracia: aquella a quien por un privilegio especial, Dios la llenó tanto de su bendición que no quedó sitio en Ella para el pecado, así cada 8 de Diciembre celebramos a la que fue Concebida Sin Pecado Original, y la ciudad entera se llena de besamanos y los días previos de novenas, triduos y vigilias en su honor.

La segunda vela es para aquella cuya “casa” fue llevada por los ángeles hasta el sitio de los “laureles” para salvaguardarla de las invasiones sufridas en aquel tiempo en tierra santa. En su nueva ubicación y tas aparecerse la Virgen a los lugareños creció sobremanera su devoción y en el Santuario, que se hizo en el lugar donde hoy se guarda su casa, es lugar extraordinario de peregrinación. Precisamente, por haber llevado su casa ángeles en vuelo, a la Virgen de Loreto se le considera patrona de los aviadores y del Ejército del Aire, y la Hermandad de San Isidoro nos la recuerda siempre en su “casa de oro”.

La tercera vela es para la que une la devoción de la Virgen en el antiguo y el nuevo mundo; la que une Extremadura con México; la que también sabe de humildad, sufrimiento, penalidades y sacrificios, la que une San Bartolomé con el Arenal, la Virgen niña que se llama Guadalupe.

Y la cuarta y última vela es justo lo que nunca debemos perder: La Esperanza, esa virtud que nos hace desear a Dios como bien supremo. La bendita espera del Salvador, expectación al parto, la que desde Pureza a Recaredo, de la Trinidad a San Martín, desde Castilla al Arco nos hace creer en Cristo que es Dios omnipotente y bondadoso.

Con estos cuatro puntos de apoyo, ¿hay algo que pueda faltar? Evidentemente poco, o nada. Esta es nuestra forma particular de celebrar el adviento y preparar la navidad, porque tengamos una cosa siempre presente: que no hay mejor forma de ganar el cariño del Hijo que amando mucho a la Madre.

¿Qué te ha parecido?

3 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 3

Añadir voto: 3

Porcentaje votos positivos: 100.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Besamanos extraordinario a la Virgen del Carmen de Santa Catalina

¿Sabías qué? El Cristo Yacente de la Soledad de San Lorenzo