in

¡Apaguen el ventilador!, por Fernando Ollero

Estamos acostumbrados a cargar contra la prensa cuando no nos gusta el tono con el que se trata alguna cuestión relacionada con nuestras cofradías. Quienes me conocen saben que soy el primer crítico en este tema. Otra cosa es cuando desde el supuesto anonimato que da internet- risas en off- se carga gratuitamente contra algún periodista sin venir a cuento.

Me comentó buen cofrade, mejor persona, hace años, cuando las redes sociales daban sus primeros pasos, que la opción que estaban brindando las páginas webs para dejar comentarios en artículos y noticias era muy peligrosa. Argumentaba que parte del personal esta como una cabra, y no se podía dejar el grifo abierto para que saliese a la luz las ocurrencias de aquellos que andan por la vida buscando gresca. Por aquel entonces estaban en el punto de mira los foros cofradieros, especialmente el recordado El Nazareno.

Han pasado los años, las redes sociales han logrado un desarrollo e implantación inimaginables cuando empezaron a popularizarse las conexiones de banda ancha a internet, y el tiempo, una vez más, le ha dado la razón a este buen cofrade. Comentaba al principio que nos quejamos de la prensa, pero vaya tela con aquellos kofrades de a pie, que buscan su minuto de gloria aireando supuestas polémicas de todo a cien. Si, esos a los que después no vemos ni aparecer por un cabildo general.

Uno de los casos que me llama la atención son las discusiones relacionadas con la música procesional, especialmente entre algunos miembros de las bandas cristeras. En algunos casos se puede llegar a entender por la juventud de muchos de los que se tiran los trastos a la cabeza, teniendo en cuenta que no disimulan en absoluto que son unos kanis, por mucho que sepan aporrear muy bien un tambor, o soplar, hasta ponerlo derecho, un instrumento de viento metal.

Poco puedo aportar a los polemistas del montón. Nunca verán que la única vía posible para que su banda destaque sobre la competencia es tener los mejores maestros, ser los mejores tocando, tener mejor repertorio, hacer menos ruido que él resto, no perder de vista que el mercado en Sevilla capital está saturado no, lo siguiente; ir largando fiesta por las redes sociales de forma gratuita dice muy poco de ellos. Algunos olvidan que dentro de unos años nadie se acordará de ellos.

Mientras tanto continuad con vuestra verborrea. Algún día llegareis a la conclusión de que todos somos prisioneros de nuestras palabras, incluso a veces nos las tendremos que comer.

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

DOS HERMANAS | Presentación cartel Festividad de Santa Ana

El Voto del Ayuntamiento, a su Cristo de San Agustín