Sin categoría

Y tú, Estrella!

Tweet Ayer Triana ya vivió el primer anhelo y recuerdo a Domingo de Ramos en las encaladas calles de su arrabal. Las más sublime de las Estrellas que habitan en el firmamento ha besado sus calles, volviendo a su Capilla tras haber celebrado sus cultos en la Catedral de Triana.

Lozana, sublime, esplendorosa, la bella alfarera de la calle San Jacinto salió de Santa Ana, cuando el astro rey se hace ver en lo más alto de su firmamento luminario. Antes que ella, su hijo, el señor de las Penas avanzaba con paso firme hasta su capilla, personificando más aún si cabe su atributo pasionario, al colgar una soga por parte de su cuello y manos. A la par que el señor orante de Triana era acariciado por la trianera brisa de la mañana, la Oliva de Salteras interpretaba su macha, Jesús de las Penas una Oración, tras él hermanos con cirios antecedían a la Estrella de la mañana, que cruzaba el dintel de Santa Ana a los sones de La Estrella Sublime, la marcha que toma prestada de la Hermandad de la Hiniesta.

Las andas portadas por sus hermanos y devotos, avanzaron por Pelay y Correa hasta llegar a la desembocadura con Rodrigo de Triana y de ahí llegar a San Jacinto. El cortejo lo abría la cruz alzada flanqueada por dos ciriales y tras ella las andas de ambas imágenes.

Cercanas las dos de la tarde, la Virgen de la Estrella, hacía su entrada en su capilla, a los sones de su salve, cantada de por el Coro de la Hermandad. Con ello se cerró uno de los prólogos más esperados y que más transportan a uno a la semana más señalada del año. La Estrella y su señor de las Penas, ya descansan en su capilla de la calle San Jacinto, a la espera de un nuevo Domingo de Ramos. Eso sí, antes éste próximo fin de semana, estará el señor de las Penas de besapié. El próximo la Estrella de besamanos y ya todo listo para que luzca como nunca en su paso de palio, esperemos que con sus flores de cera como tan acertadamente recuperó el pasado año.

En definitiva ya se va preparando todo para que Triana reciba un nuevo Domingo de Ramos a La Valiente, a su Virgen de la Estrella que pisará las calles del viejo arrabal para encaminarse hacia Sevilla, porque ya lo dijo el pregonero..
 Estrella de Triana
Dile a Sevilla
que el amor no distingue
de orilla a orilla.
Vuelve a Triana
que eres Madre su Estrella
de la mañana.

Redactado por Juan José García

AnteriorSiguiente
Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org