in

Vivencias de un Vía Crucis

Tweet El piadoso acto que los hermanos de la Hermandad Sacramental de la Candelaria en particular, y toda Sevilla en general celebramos el pasado lunes quedará grabado sin lugar a dudas con letras de oro en los anales de las Cofradías de esta ciudad.

Como hermano de la Hermandad de la Candelaria he vivido con gran gozo y satisfacción todo lo relativo al Vía-Crucis. Desde que en la noche de un lunes de noviembre del pasado año la Junta superior del Consejo General de Hermandades y Cofradías nos comunicara la noticia han sido muchas las horas de trabajo y muchos los preparativos que la hermandad ha afrontado para presentar a Nuestro Padre Jesús de la Salud de la manera más digna posible a Sevilla, y creo que así ha sido.

Creo que el acto en sí del Vía-Crucis ha sido uno de los más piadosos que se recuerdan. Vi desde mi privilegiado puesto de acólito delante de las andas de Nuestro Padre Jesús de la Salud, un templo metropolitano lleno de fieles que rezaban una tras otra las estaciones del Vía-Crucis, del camino de la cruz. También tuve la oportunidad de presenciar unas calles repletas de público tanto en el traslado de ida a la Santa Iglesia Catedral como en el de vuelta a nuestra casa de San Nicolás.

 Ahora quedan unos días en los que veremos muchísimas fotos del acto y escucharemos a muchos cofrades dando su opinión del mismo, pero sobre todo, lo que perdurará para siempre en nuestros corazones serán las vivencias particulares que cada uno guardemos como el mejor de los tesoros de tan grandioso día. Hay tantos vía crucis como personas con fe y devoción se acercaron el lunes 27 de febrero a las andas de Nuestro Padre Jesús de la Salud.

Creo que Sevilla quedó el pasado lunes enamorada del Señor de la Salud. Muchos cayeron en la cuenta del tesoro que algunos tenemos el privilegio de atesorar los 365 días del año en San Nicolás. Otros por suerte caímos en esa cuenta hace ya muchísimo tiempo.

Para terminar, me gustaría resaltar el acontecimiento tan importante que a nivel de vida de hermandad supone un acto de estas características. El lunes no había ni costaleros, ni músicos, ni nada por el estilo. 
El lunes éramos nosotros, sus candelarios, todos junto a Él, sin distinciones ni diferencias. Nosotros entorno a Él, y Sevilla entorno a nosotros.

Saludos Cordiales.

José Carlos Miranda Sánchez

Hermano de la Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Salud, María Santísima de la Candelaria y Nuestra Señora del Subterráneo.

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por Nacho Sánchez

Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org

Hoy Cabildo General Ordinario en Los Javieres

La Municipal de Sevilla en la Vera Cruz