- La Opinión del Cofrade, Siempre de Frente

Vísperas con sabor a barrio, por Pepe Cruz

La MisiónBien es sabido que Sevilla es ciudad de costumbres, donde sus tradiciones mandan. Es Viernes de Dolores y todo cofrade sale a la calle pendiente del cielo y con la obsesión de ver al primer nazareno de la Semana Santa.

Aunque la Semana Santa no arranque oficialmente hasta el próximo domingo en el barrio del Porvenir, hoy es el primero de los dos días de víspera que nos pondrán a sus puertas.

Y si el pasado domingo era el casco antiguo de Sevilla el que se convertía en un bullicio controlado, propio casi de un día de Semana Santa, en el día de hoy y mañana veremos que el protagonismo se traslada a su periferia.

Serán dos jornadas de cofradías de barrio; de ambiente familiar; de reuniones de amigos y de vecinos en torno a la hermandad. Días de rememorar tiempos de la infancia, esos en los que ibas de la mano de tus padres a ver aquel cortejo procesional que reunía a los fieles del barrio y que, por entonces, aun no contaba con nazarenos, ni probablemente con la idea de llegar a ser lo que hoy son, ni lo que puedan ser en un futuro quizá no muy lejano.

Nos situamos en la Barriada de Padre Pío, donde la Hermandad del Santísimo Cristo de la Salud y Clemencia y la Santísima Virgen de la Divina Gracia será la encargada de poner la primera cruz de guía con nazarenos en la calle.

Otros barrios que se pondrán el hábito nazareno en el día de hoy son Pino Montano, con la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de Nazaret y la Virgen del Amor; el de Heliópolis, con la Hermandad del Santísimo Cristo de La Misión y Nuestra Señora del Amparo; y el de Bellavista, con la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Salud y Remedios y María Santísima del Dulce Nombre en sus Dolores y Compasión.

La sobriedad del ruán llegará desde Triana con la Hermandad de Pasión y Muerte y desde la Catedral, desde donde la Hermandad del Santísimo Cristo de la Corona se pondrá en la calle al caer la tarde.

Y para mañana más. Porque el Sábado de Pasión no tiene sentido sin el barrio de Torreblanca, que se viste de nazareno con su Hermandad de Nuestro Padre Jesús Cautivo ante Pilatos y Nuestra Señora de los Dolores. De igual forma lo harán la Hermandad del Divino Perdón en el Parque Alcosa, la Hermandad de la Milagrosa en Nervión, aunque ésta aún sin nazarenos, y la Hermandad de San José Obrero, desde la calle Arroyo.

Todas ellas conforman el preámbulo de los siete días de Pasión que de inmediato viviremos.

Son el eje central de sus barrios, la cruz que guía el día a día de sus vecinos; moran en arrabales alejados del casco antiguo, pero sin los que Sevilla no sería lo que es: una ciudad de costumbres y de tradición.

Pepe Cruz

 

AnteriorSiguiente
Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org