Sin categoría

Viernes Santo Gélido

Tweet

Empezó la jornada bastante mal al decidir no hacer su salida ni la Carretería, ni el Cachorro por las inclemencias meteorológicas. Luego tanto la Soledad, como La O pidieron una hora al Consejo para decidir si realizaban o no estación de penitencia. Ante la mejoría de los partes meteorológicos, las dos cofradías se echaron a la calle para que las viese Sevilla, pero a los pocos minutos de salir se posó encima de la ciudad una nube que descargó bastante agua sobre Sevilla, cogiendo a la O en el Puente y a la Soledad en la plaza Nueva, hecho que las dos hermandades se lo tomaron con calma y siguieron de frente sus cortejos sin ningún problema. Destacó mucho el olor a Jacinto que desprendía el palio de la O, en su 75 aniversario. También el conocido como el Jorobadito de Triana estrenaba el dorado del paso de Cristo. Especial fue su regreso ya que hizo el recorrido que habitualmente realiza el Cachorro de Triana.
Tardaron también una hora de retraso en poner sus cruces de guía en la calle tanto San Isidoro, como la Mortaja y Montserrat, pero finalmente también las pudimos ver en la calle.
La Virgen de Loreto de San Isidoro lucía su manto restaurado que había sido presentado en esta Cuaresma en el Ayuntamiento de Sevilla, y en la calle brilló muchísimo.
Sobriedad en el cortejo de la Mortaja como siempre recuperando el recorrido antiguo de la Hermandad en su transcurso de ida.
Montserrat lució con una estampa romántica y clásica durante su estación de penitencia. Impresionante a su paso por la plaza de Molviedro.

Sergio Maya

AnteriorSiguiente
Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org