Sin categoría

Un Rocío que pasará a la historia.

El Costal informa: Este año casi todos los acontecimientos religiosos han sido modificados o dañados por algún factor. Ese factor “X” se puede traducir en El Rocío 2011 como “rotura del varal”.

A las 2:50 am el simpecado de la Hermandad Matríz de Almonte llega a la Ermita, los almonteños saltan la valla de hierro que les separa del paso y comienzan rápidamente a ocupar todo el espacio.En la parte central de la Ermita se abre un pasillo para que en cuanto pase el “simpecao” salga la Virgen. Pasados unos minutos la Virgen es levantada y ocupa las miradas de los presentes en el interior del templo, es imposible levantarla y llega prácticamente a rastras a la puerta de salida, allí es levantada entre aplausos.

El recorrido inicial no fue nada fuera de lo común, la masa rodeaba a la Blanca Paloma y así llegó hasta la Calle el Real, allí le esperaban momentos buenos y malos. Saludó a las decenas de Hermandades que bien con sus estandartes o en sus respectivas Casa de Hermandad aplaudían el transcurrir del paso con vivas, palmas y flores.

A lo lejos se veía, entre una nube de personas, al fondo el contraste de luces del amanecer. El, porque no llamar, “palio” se paraba muchísimas veces y otras tantas parecía desvanecerse de uno de los costeros. Así llegó a las “camaristas”, dos mujeres subieron junto a la Virgen y gritaron vivas y piropos. Poco después el paso giró y cuando parecía bajar suavemente un costero, el derecho, chocó bruscamente contra el suelo, provocando la rotura de uno de los varales.

Los almonteños piden a voces y haciendo señas que guarden silencio, uno de ellos sube e intenta arreglar el paso pero se ha roto de cuajo, así que el presidente de la Hermandad Matríz de Almonte decide recoger a la Virgen rápidamente. A las 8:15 am la entra rodeada de personas, increíble pero cierto.

Redacta e ilustra: Pablo Lastrucci

AnteriorSiguiente
Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org