in ,

Un Besamanos con sabor histórico en Triana

La pasada semana, durante tres jornadas, en la Real Parroquia de Señora Santa Ana, la hermandad de la Divina Pastora celebraba un besamanos extraordinario con motivo de la efeméride de los 150 años de los primeros cultos.

La corporación presentó un altar muy “trianero”, ya que fueron varias las hermandades del barrio que quisieron colaborar prestando algunos de sus enseres. La escena que se nos presentaba comenzaba con una escalinata exornada con los respiraderos propios de la hermandad, los candelabros antiguos del Rocío de Triana, jarras y candeleros de la Esperanza de Triana y los paños de una peana de Madre de Dios. Sobre la escalinata, se situó el Pastorcito sobre una peana perteneciente al monumento de la Escuela de Cristo, atribuida a Cristobal Ramos. En la parte bajo de la escalinata, se podía contemplar la reliquia de Santa Ángela de la Cruz en hornacina y nube de talla pertenecientes a la hermandad. Sobre el presbisterio se hallaba la Virgen en la antigua peana de la Virgen de la Salud de San Gonzalo, flanqueada por blandones de la parroquia y jarras de la misma hermandad.

Por su parte, la imagen de la Divina Pastora vestía un nuevo manto de brocado valenciano, mantilla de Bruselas, la aureola y el báculo de salida, saya bordada en oro sobre tisú de plata, broche de plata sobredorada sobre el fajín donado por un hermano el año anterior, pendientes de cristal de roca y plata, conjunto de peinecillos, broche de oro con la efigie de Pio IX y un broche de cruz dorado con con corales.

A continuación os dejamos con una galería fotográfica gracias a nuestro compañero Ángel Martín:

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por David Jiménez

Community manager y fotógrafo profesional

MONTORO | María Stma. de los Dolores recorrió las calles de su pueblo

La barriada de la Orden crece junto a su Reina