in

Triana y su Forma de entender

Tweet Se podría definir como otra forma de vivir la Pasión de Cristo, algo diferente, especial, o quizás algo al margen de los sabios de otro lugar no nativos de la Híspalis  Romana. Al hablar de Triana y sus cofradías evocamos a la Salud de María de un Barrio que facilita el día a día  y escucha las dudas,alegrías y sobre todo plegarias de toda una feligresía.Salud que se vuelve Refugio de todo necesitado, que ve en sus ojos la medicina que llena toda alma de un poder soberano, perfumando el barrio León de su propia flor, azahar de San Gonzalo. Triana tiene su propia Estrella sin tener que acudir a Hollywood. 


Triana tiene su Estrella en la calle San Jacinto, se llama María, es la Madre de Dios y estrena la Semana Santa de la otra orilla del Río. Ella, como Estrella que es, no tiene un palio de salida, tiene dos palios de la más alta gama que le llevan a Sevilla , y un hijo que se abre paso sobre un monte de claveles en un Domingo de palmas y olivos en el que enamora a Sevilla con sus Penas, transformando a su vez estas en alegrías. 

No parece normal, cualquiera lo diría, pero Triana además acude a la llamada de su Hijo en una madrugá eterna que deja de ser hora de descansar para convertirse en hora de ayudar cuál cirineo dos mil años atrás. Triana carga con la cruz de sus pecados, y con la cruz de la salvación de la humanidad. En Triana la cruz no pesa, en Triana se da pasos atrás innorando la orden del romano a caballo que indica el camino de el salvador hacia el calvario. En la calle Castilla, reside el primer Cristo que cruzó el Puente que conecta las dos orillas, pero es el penúltimo que lo cruza en Semana Santa, y le llaman “el jorobaito” y porta una cruz de carey. Su Madre toma por nombre una vocal, la  “O”, que  no fue canónicamente coronada como toda Virgen en la Catedral de Sevilla, sino en pleno corazón de Triana y sus nazarenos son conocidos como “los rabanitos”. Parece de locos, y esque Triana va a su manera, y para manera la que tienen de llevar al Dios Soberano, conquistando a Sevilla con el arte de la gente abajo, un arte patentado, el arte soberano. 

Dios a su vez, está muriendo en el Patrocinio. Muere pero no deja de morir. Tiene aún los ojos abiertos pero no ha visto nunca Triana ni Sevilla, siempre mira al cielo, el que muchas veces se empeña en que no expire una tarde en Sevilla. Tiene alma gitana y está crucificado, es el Dios del Perdón, el Cachorro de Dios sevillano. Sin embargo, si algo hay en Triana, es Esperanza. Pureza llena su nombre  y Triana por estandarte la lleva. Un ancla olvida sus principios para alzarla al cielo firmando su matrimonio con la gente marinera y está bañada de flores, siendo ella la más bella. Es reina y es madre de piel morena, de tal guapura y tal belleza que un mudo pregona cada madrugá a los cuatro vientos su grandeza. Ahí no queó, Triana tiene su propia Catedral, Santa Ana,  y también tiene nazarenos negros de ruán,  de la Hermandad de Pasión y Muerte, que sale de un portal, teniendo que tumbar al Cristo para poderlo a Triana enseñar. En la fábrica de tabacos también  hay una Hermandad, las Cigarreras, y Triana también la quiere adoptar, los Remedios es Triana, y las Cigarreras es una más.

Así es Triana, arrabal dificil de  entender, Triana es Triana, enamoraos de ella, siempre se dejará querer.


Por Jesús Hepburn

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por Nacho Sánchez

Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org

Un repaso a la Historia

La Noche de la ilusión