Sevilla Provincia

Terminan los cultos extraordinarios al Cristo del Crucero en Almadén de la Plata

Concidiendo con el año de la misericordia la nueva Junta de Gobierno de la Hermandad organizó una jornada de Via+Crucis extraordinarios que durante la semana han llevado la imagen del Cristo por todas las calles de la localidad serrana

A Almadén de la Plata la imagen de su Patrón le puede y se nota. Abiertas casas que estaban cerradas desde hace años, melojeros que llevaban sin aparecer por su pueblo décadas, veraneantes sorprendidos y algún que otro peregrino de la Vía Sacobea. Comerciantes, amigos de localidades vecinas, señoras al revuelo y repiques de campanas. Todos sin faltar han participado del acto extraordinario acompañando la imagen del Cristo del Crucero.

Durante la semana los vecinos y vecinas han adornado el pueblo para recibir la visita del Señor. En andas, la imagen del crucificado anónimo del XVII ha recorrido cada esquina de Almadén, culminando la noche del sábado con una visita al barrio que lleva su nombre. Tras la finalización del vía+crucis los vecinos de la Barriada Cristo del Crucero junto a la Hermandad organizaron una verbena cuyos ingresos irán a un fondo para la restauración de la talla del Señor.

“Hay calles en las que solo viven un par de personas mayores, pero allí es donde de verdad hay que ir a llevarlo”

Almadén de la Plata sufre el mal de la despoblación. Pocas salidas laborales llevan a los jóvenes a irse y la localidad se vuelve a cada paso más tranquila de lo que debiera. En lo que a la hermandad respecta, en pocos años pasó de tener 3 cuadrillas de costaleros a tener una y media y la nómina de hermanos es cada vez más mayor. Después de que el antiguo Hermano Mayor dejara el puesto, un nuevo grupo de hermanos pretende en breve constituirse como junta con un único propósito; avivar la fe en torno a la imagen a la que le han rezado generaciones y generaciones de melojeros. Nos lo corroboran desde las escalas más jóvenes que ahora pretenden darle un nuevo giro a la hermandad:  “La antigua gestión fue impecable, se finalizó la talla del nuevo paso y se procedió al dorado, las cuentas claras en todo momento… pero no implicaba al pueblo más que para el día de la salida y eso no es ser Hermandad”.

web-post-01
web-post-01

AnteriorSiguiente