Fotografías, Sevilla

Sevilla y su último sábado de Mayo

Hasta cuatro procesiones de Gloria y un rosario vespertino se celebraron por los barrios de la periferia de la ciudad.

En la jornada del sábado 28 de Mayo, último sábado del mes, la Archicofradía de María Auxiliadora y las hermandades de la Anunciación de Juan XXIII y Desamparados del Parque Alcosa, celebraron sus respectivas salidas procesionales, junto con la hermandad del Dulce Nombre de la Salle, que celebró el solemne rosario vespertino a su titular.

La Archicofradía de María Auxiliadora puso el primero de sus pasos en la calle a eso de las siete de la tarde, San Juan Bosco, acompañado por la Agrupación Musical Ntro. Padre Jesús de la Salud, minutos más tarde y con la baja afluencia de cortejo, salió el paso de María Auxiliadora, la única María Auxiliadora coronada de la ciudad, acompañada por la Banda de Música Ntra. Señora de la Victoria. Este año como detalle la archicofradía cambiaba el recorrido por la carretera de carmona para llegar más temprano al Colegio Mayor de San Juan Bosco, lugar donde su recorrido se normalizó como todos los años, también culminaban los trabajos de restauración de los respiraderos laterales del paso de María Auxiliadora.

La Hermandad de la Anunciación de la barriada de Juan XXIII realizó su salida procesional y recorrió las calles de su feligresía llevando a la Virgen de la Anunciación como todos los años viene siendo costumbre a las casas de Fase 1, Fase 2 y Fase 3 para que los mas mayores del barrio pudieran contemplar a la imagen. Este año le acompañaba la Banda de Música AMUECI.

El la jornada del sábado, la hermandad del Dulce Nombre del colegio La Salle Purísima, realizó el solemne rosario vespertino con su titular gloriosa Ntra. Señora del Dulce Nombre, el acompañamiento musical corría a cargo del coro de la hermandad/colegio.

La Hermandad de Ntra. Señora de los Desamparados, culminó los cultos en honor a su dolorosa con la salida procesional por las calles de la feligresía y del barrio del parque alcosa.

Ataviada con manto burdeos, salla blanca bordada y diadema por su vestidor Antonio Bejarano, la hermandad recorrió las calles de un barrio volcado con su virgen como cada año, acompañaba musicalmente la Banda Municipal de Mairena del Alcor que interpretó marchas de corte clásico y glorioso.

 

AnteriorSiguiente