Sevilla

Semana Santa en anacrusa

Mis Vísperas comenzaron a finales de los 90 cuando ese barco carmelitano surcaba la calle Feria con sus nazarenos de escapulario dejando en casa a su madre del Carmen, a la espera de un miércoles donde por fin levar anclas y navegar por Sevilla a su Virgen marinera.

Con los años descubrí la mayor muestra de amor a Dios por un barrio llamado Torreblanca, donde el Señor de Cautivo solo tiene los corazones de su barrio, y donde los Dolores de la Virgen se resuelven a golpes de fe donde más se necesita. Como entre viviendas va el Divino Jesús, tú que portas en tus manos mi Perdón por el Parque Alcosa que con tanto esfuerzo consiguieron sacar a su Virgen de la Concepción el Sábado de Pasión. He podido descubrir donde la Gloria se ha hecho Penitencia en San José Obrero, con el Señor de la Caridad ayudado por su cirineo y donde los Dolores no entienden de edad tras la Virgen niña de sus amores. He podido rezar ante el crucificado que es muestra de la Pasión y Muerte de nuestro Señor en Triana. Y desde el año pasado he comprobado como los rezos se hacen Plegaria al Señor de la Esperanza en Ciudad Jardín cruzando el Cedrón ante esa preciosa advocación como es la del Rosario.

Y es que, aunque por lógicos y justificados motivos, no puedo estar junto a todas en estas dos jornadas donde la fuerza de la fe puede con todo, no puedo sino decir que no somos la víspera de nada ni de nadie. Somos el motor que da marcha al cristianismo en la periferia, somos el contraste a los pies de la Giralda, somos la última estación en ese Via Crucis que tiene a Triana por sendero.

Somos, y pronto seremos, Bendición y Esperanza en ese barrio donde por desgracia casi todos los sevillanos intentamos mirar hacia otro lado.

Porque decía aquel pregonero

“Tengo el alma de vísperas”

Pero no somos vísperas de nadie

Sino Semana Santa en anacrusa

Aquellas que comenzamos a contratiempo

Mientras otras se valen de excusa

Fragmento de la Exaltación al Santísimo Cristo de la Corona del año 2017

AnteriorSiguiente
Creador y responsable de MarchasDeCristo, firme católico, hombre de Hermandades y defensor de la música procesional en todas sus vertientes.