in

Seguimos en Cuaresma por Isabel Serrato

Tweet Tengo la impresión de haber visto en muchos, mucha euforia por la llegada de la Cuaresma, pero mucho olvido, cuando ha pasado algo más de una semana del miércoles de ceniza. Y ya estamos cometiendo un error. Celebrar con tanta euforia la llegada de la época más bonita del año, mediante las nuevas redes sociales, mediante mensajes de móvil, mediante llamadas, está muy bien, pero no se puede quedar en la intención de un día. Estar en cuaresma es disfrutar de cuarenta días de sacrificio, no de cuarenta días que faltan para ponerme el capirote, el costal o la dalmática.

Tenemos en cuarenta días, en la cuaresma, nuestros viernes con sus vigilias, que aún sin sentido sí por tradición es algo tan precioso. Tenemos las calles llenas de pasos de ensayos, de igualás, de retranqueos… es el tiempo de exposiciones de cuadros, de estrenos… tenemos todo esto lleno y los sagrarios vacíos.
Vamos a nuestra Función Principal de Hermandad y ya no sabemos más de Santificar la Fiesta un domingo. No, amigo, no es así.
Hagamos de nuestros cuarenta días, cuarenta días de verdadera pasión, de auténtico compromiso, de fe radiante y de austeridad. No hablo de cuarenta días sin comer, pero sí de evangelizar, de escribir la nueva Biblia de nuestros días.Y más tú, cofrade, joven comprometido con el día a día de las hermandades. Recuerda cual es la base de todos estos años de historia. Cuando vayas a limpiar la plata, a montar el altar, a destapar los pasos, cuando vayas a por tu papeleta de sitio, a probarte el antifaz, o la dalmática, o cuando cumplas con el ritual tan bonito de fajarte, de vestirte y de que alguien te tire de la ropa, tan sólo un segundo antes, párate y reza, háblale a Dios y confiésale cuál está siendo tu sacrificio en esta cuaresma. Dile que te sacrificas por Él, que no quieres nada a cambio, que vives por Él.
Tengamos latentes nuestras cosas, nuestra base, nuestro ayer, que hace firme nuestro hoy y prepara el mañana, pero siempre con Dios y la Virgen por bandera. Esto no es un juego, no es un deporte, ni siquiera son cuarenta días, es todo un año y es toda una vida. Pero si gustosamente hemos recibido a Doña Cuaresma, no la dejes ir rápido, saboréala, paséala por Sevilla, agota cada segundo de sus días, si quieres, celebra en facebook, tuenti o twitter o en cualquier blog de cualquier amigo, que todos los días de estos cuarenta,son tan ilusionante como el miércoles de ceniza.
Si antes decía que esto no es un juego, me retracto, y si esto es un juego, que sea nuestro juego, con las instrucciones en idioma cristiano y sabiendo que lo importante siempre es participar y no luchar por ganar.
Nuestro juego cristiano que será durante todo el año, pero que ahora en Cuaresma nos ilusiona más, no lo olvides, que tu ilusión florezca los cuarenta días, mínimo. Disfruta del Dios Sevillano y de quien al mundo lo trajo.

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por Nacho Sánchez

Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org

Hoy, Vía Crucis en el Santo Entierro

Cristo Muerto por las calles de Sevilla.