in

“En Vos confío”…. por Juan José Caravaca

“Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío”.

Esta sencilla jaculatoria resume en pocas palabras lo que representa esta antigua devoción al Corazón de Jesús, tan arraigada en nuestra tierra, sobre todo en nuestros mayores que nos la han transmitido de generación en generación y que recordamos especialmente en el mes de junio. Al igual que mayo es el mes dedicado al recuerdo de la Stma. Virgen, en junio consagramos nuestras oraciones al Sagrado Corazón de Jesús “Corazón de Jesús, abrasado en amor nuestro. Inflama nuestro corazón en amor tuyo”.

La devoción al Corazón de Jesús es casi tan antigua como la propia Iglesia, pues desde sus primero tiempos ya se meditaba sobre el costado abierto de Jesús por donde brotó sangre y agua y nos dejó ver su Sagrado Corazón donde nació su Iglesia. La popularidad le vino desde la visión de Santa Margarita María de Alacoque el 1673, en la que Jesús le mostraba su Corazón inundado de amor por todos y que, sin embargo, recibía solo ingratitudes, por lo que pide una fiesta para honrarlo prometiendo muchas “gracias” a quienes propaguen esta devoción. Esta fiesta fue instaurada por S.S Pio IX en 1856.

“Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío”.

La devoción al Dulcísimo Corazón se extendió rápidamente, calando muy profundo en el pueblo. Se hicieron muy populares los “detente” o pequeño emblema de tela con la imagen del Sagrado Corazón a modo de escapulario (sin ser tal), que los devotos llevan en el pecho como protección contra las tentaciones y toda maldad, y cuyo uso se generalizó especialmente desde 1866 por las epidemias de cólera de Amiens, Roubaix, Cairo,… y en la guerra Franco-Alemana los detente fueron un “escudo” que protegió a muchos soldados franceses de las balas enemigas.

Una de las promesas de Jesús en la visión de Santa Margarita, fue bendecir las casas donde se exhiba y se honre la imagen del Sagrado Corazón, y S.S. Benedicto XV afirmaba que nada era más oportuno que la consagración de las familias al Sagrado Corazón para proteger y perfeccionar la célula básica de la sociedad: la familia, por ello se “entronizaba” la imagen del Sagrado Corazón en los hogares (también en mi casa), aunque fuese con una pequeña placa tras la puerta de entrada, cuyo significado es reconocer a Jesús como “Rey” de nuestra sociedad y lograr que en las familias reine un espíritu cristiano.

“Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío”

En Sevilla y desde 1798 es la hermandad de las Siete Palabras la primera en dar culto al Deífico Corazón, y en mayo de 1940 se funda en la Parroquia de la Concepción Inmaculada, la hermandad del Sagrado Corazón de Jesús, que tiene en junio sus días grandes con los cultos y la salida procesional de la imagen del Divino Corazón por las calles de la feligresía, cuya contemplación nos acerca a esta antigua devoción al amor Divino, pero sobre todo nos trae a la memoria a nuestras madres y abuelas, auténticas transmisoras del amor de Dios y a la Virgen, quienes al vestirnos de pequeño con las ropas limpias, oliendo aun al jabón con el que se guardaban en las antiguas cómodas de las casas familiares, no cesaban de repetir esta jaculatoria: “Sagrado Corazón de Jesús, en Vos Confío”.

¿Qué te ha parecido?

3 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 3

Añadir voto: 3

Porcentaje votos positivos: 100.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

La Pastora de Triana será restaurada por primera vez

¿Sabías qué la Lanzada ha tenido 5 crucificados?