in , ,

¿Sabías qué? Los orígenes de la Hermandad del Cautivo

La actual Hermandad de Penitencia del Santo Cristo Cautivo y María Santísima Madre de la Misericordia, tiene su origen en una hermandad de gloria fundada a finales de los años 70 del pasado siglo.

Corría el año 1979 cuando un grupo de vecinos de la populosa barriada de la Hispanidad, deciden a partir de la organización de una Cruz de Mayo crear una hermandad de gloria que diera culto al Misterio de la Sagrada Resurrección de Nuestro Señor, para así conforme al imperante espíritu
pos-conciliar del momento se cerrase nuestra Semana Mayor con el Misterio que da sentido a toda la Pasión.

Inician estos vecinos los trámites y tras no pocas trabas entre ellas las puestas por el párroco Don Antonio Pulido que exigía como requisito indispensable para la fundación el contar con una capilla fuera de la Parroquia, el 20 de julio del año 1981 queda constituida la Hermandad bajo las advocaciones del Santísimo Cristo Resucitado y Nuestra Señora de la Alegría, aunque la idea primigenia para el título mariano fue el de “María Santísima del Triunfo”. En el mes de septiembre de ese mismo año es bendecida la imagen de la Virgen de la Alegría obra del imaginero sevillano Antonio Izquierdo Venegas y su propia capilla que no era más que la humilde adaptación de unos soportales cedidos por la Asociación de Vecinos. El Domingo de Resurrección del año siguiente, la nueva Hermandad realiza su primera salida procesional con la imagen de la Virgen en un paso desprovisto de palio y completado con enseres cedidos por otras Hermandades. En el año 1983 se completa el paso con un palio de terciopelo celeste y se construye la capilla actual.

Hasta este momento la Hermandad que solo contaba con la imagen de la Virgen, decide cambiar su carácter de gloria por el penitencial, entre otros motivos por los distintos inconvenientes que le suponía para el ingreso en la entonces Unión de Cofradías, eligiéndose como titular a Jesús Cautivo, devoción muy extendida por toda la geografía española y cambiándose la advocación de la Virgen por la de María Santísima Madre de la Misericordia, nombre este equivalente de “Merced o Mercedes” ya que la Orden Mercedaria junto a la de los Trinitarios tiene como fin la redención de los cautivos. A la vez que la nueva capilla, sería bendecida en 1984 la imagen de la Virgen de la Misericordia, obra del artista local Enrique Pérez Saavedra, aunque hay quien mantiene la teoría de que se trata de una remodelación de la antigua talla de la Virgen de la Alegría. Al año siguiente 1985, es bendecido en la Parroquia de Nuestra Señora del Pilar el Santo Cristo Cautivo obra póstuma de Antonio León Ortega, siendo intención de la Hermandad realizar su primera Estación de Penitencia ese año aunque la falta de recursos lo impediría, protagonizando finalmente el Señor un Vía Crucis por las calles de la Hispanidad.

Para el día de salida se barajó en principio que fuese el Jueves Santo, decantándose al final por la jornada de Lunes Santo, hecho que se materializaría en 1986 cuando por primera vez la Cofradía del barrio de la Hispanidad se ponía en la calle, era en ese momento el itinerario más largo de nuestra Semana Santa y lo realizo con sus dos pasos algo poco habitual en la Ciudad y desde entonces cada Lunes Santo el Señor Cautivo y la Virgen de la Misericordia acuden a su cita con Huelva acompañados por el clamor de todos sus vecinos.

Cabe destacar que con el paso de los años ya en los albores del siglo XXI Huelva cuenta con una Cofradía que da culto a la Resurrección del Señor poniendo así el broche de oro merecido a nuestra Semana Santa, curiosamente en la misma feligresía donde en su día fue el germen de la hoy populosa y arraigada Hermandad del Cautivo.

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Las Cigarreras presenta: “Cristo de la Púrpura. Recuperación de una advocación perdida”

Un aniversario con identidad corporativa en la Hermandad de los Servitas