in , ,

¿Sabías qué? La Victoria de Huelva y la Amargura de Sevilla

Corría el año de 1939 cuando varios feligreses de la Parroquia del Sagrado Corazón entre ellos Don José Zayas y Don Eulogío García Ferrer, liderados por el recordado párroco Don Pablo Rodríguez deciden fundar una Hermandad de penitencia con el objeto de revitalizar la vida y la actividad religiosa del citado Templo y de su entorno que se encontraba muy languideciente tras la Guerra Civil, eligiéndose como advocaciones la de Nuestro Padre Jesús de la Humildad para el Señor, y para la Virgen en principio se pensó a propuesta de Don Diego Díaz Hierro que se titulase del Perpetuo Socorro, acordándose finalmente que la advocación fuese la de María Santísima de la Victoria, existiendo diversas versiones sobre motivo: como que se titulo así por connotaciones políticas, pues la Hermandad se funda en el llamado año de la Victoria, que la advocación quisiere recordar al Barrio Obrero rotulado como “Barrio Reina Victoria”, o que Victoria era el nombre de la madre de Don José Zayas.

Fue idea de los miembros fundadores que esta nueva Cofradía fuese una recreación de la Hermandad de la Amargura de Sevilla, quizás no en la impronta y el corte de la Cofradía en la calle pues como ejemplo más opuesto de esto vemos que nada tienen que ver las túnicas de capa de la corporación del Polvorín que son las que han vestido sus nazarenos desde su fundación con las túnicas de cola de la Amargura, más bien la idea era la inspiración estética en los distintos enseres y elementos de la Cofradía y también en lo que es aun más destacable, la iconografía de ambos pasos, pues se acuerda representar el pasaje del desprecio de Herodes en el paso de misterio, y años más tarde el encuentro de la Virgen con San Juan Evangelista en el paso de palio.

Muchos de los enseres encargados por la Hermandad de la Victoria a lo largo de la década de 1940 son muy similares a otros de la Cofradía hispalense como la corona realizada por Seco Velasco en 1942 que recrea la que fuera corona procesional de María Santísima de la Amargura hasta su Coronación Canónica en 1954 donde estrena la actual labrada por el orfebre Cayetano González, también tenemos otro claro ejemplo de esto que nos ocupa en la composición original de León Ortega para del misterio de Nuestro Padre Jesús de la Humildad donde se apreciaban grandes similitudes aunque guardando las distancias con el misterio de Nuestro Padre Jesús del Silencio de la Cofradía de San Juan de la Palma.

Otra de las similitudes que comenzó aguardar la Hermandad de la Victoria con la Hermandad de la Amargura de Sevilla, fue el paso a partir del Miércoles Santo de 1942 por el Convento de las Hermanas de la Cruz, siendo la primera Cofradía en Huelva en hacerlo y a la que secundarían a lo largo de los años un gran número de ellas, haciendo de la Plaza Niña uno de los puntos más emblemáticos de nuestra Semana Santa.

Es a partir de los años 50 cuando la hermandad de la Victoria deja atrás las conotaciones “amarguristas”, y comienza a experimentar un punto de inflexión en su estética patrimonial de la mano de su mayordomo Paco Monís, quien diseña gran parte de los enseres de la Cofradía, dotándola de un estilo propio y personal que hace que sea una de las corporaciones con un patrimonio de los más ricos de Huelva y de Andalucía. Una Hermandad que en sus origines se fijo en una Cofradía modélica y sublime, y que hoy ella también única e insuperable, es el espejo donde muchas otras se miran y es orgullo del pueblo onubense.

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

La Banda del SôL podrá volver a interpretar las marchas de Manuel Esteban

Nueva Banda de Cornetas y Tambores de la Hermandad de la Sed de Nervión