in ,

¿Sabías que? La Catedral de Huelva

Coincidiendo con la reciente celebración de la onomástica del patrón de nuestra Diócesis, San Leandro el pasado día 13 de noviembre hemos querido en la sección de hoy abordar un poco la historia de nuestra Catedral, su pasado, su presente y su futuro.

La actual Catedral de Nuestra Señora de la Merced, tiene su origen en el año 1605 cuando los Duques de Medina Sidonia fundan el convento de Mercedarios Descalzos, el cual seria construido a la salida de Huelva por la Vega Larga, en el solar donde desde el siglo XVI se encontraba la ermita del Señor San Roque, co-patrono de la ciudad y en la cual se veneraba la talla de un Crucificado titulado del Buen Viaje, pasando ambas imágenes posteriormente a recibir culto en la iglesia conventual. La presencia de los Mercedarios en Huelva se mantiene hasta la desamortización de Mendizábal, cuando se les expropia el convento pasando este a manos de la Diputación Provincial, la cual mantendría la iglesia abierta al culto y a las dependencias del convento (actual Facultad de Ciencias Empresariales) le daría varios usos como el de sede de la propia Diputación o el de Hospital, siendo el único Templo que quedo impoluto en los sucesos de julio de 1936, gracias en parte a la mediación de varios médicos del citado Hospital entre ellos el Doctor Vázquez Limón.

En el año 1954 se crea por bula de su Santidad Pío XII la Diócesis de Huelva, desmembrada de la Archidiócesis Hispalense y heredera de la antigua Sede Episcopal de Niebla, siendo su primer obispo Monseñor Cantero Cuadrado, el cual tendría por delante la ardua tarea de dotar a la Ciudad de la toda la infraestructura necesaria de una Capital Diocesana, entre ello un Templo Catedralicio al no contar Huelva con una Iglesia que reuniera las condiciones para tal función. Mientras tanto se elegiría como sede provisional de la Catedral la Iglesia del antiguo convento mercedario, entre otras causas porque al ser un Templo dependiente por aquel entonces de la demarcación de la Parroquia Mayor de San Pedro, estaba más libre de la actividad propia de una Iglesia Parroquial.

Durante los primeros años al frente de la naciente Diócesis, Don Pedro Cantero afrontaría la construcción del Seminario y del Palacio episcopal, crearía las nuevas parroquias de San Sebastián y de Nuestra Señora del Rocío, todo ello con la ayuda del concordato entre la Santa Sede y el Estado Español para la creación de nuevas Diócesis; y en la provincia sería figura imprescindible para la ejecución de la carretera Huelva-El Rocío y gran impulsor de la construcción del nuevo Santuario, hechos claves para entender la devoción rociera en la actualidad. Pero en 1964 Monseñor Cantero es destinado como arzobispo a Zaragoza, y se marcha de Huelva dejando pendiente la construcción de la nueva Catedral, produciéndose a partir de este momento el ralentizamiento de los grandes proyectos de la Diócesis.

Con terremoto de febrero de 1969, la Catedral de la Merced sufre considerables daños, teniendo que ser cerrada al culto, asumiendo las funciones parroquiales la capilla del colegio San Vicente de Paul y las de Catedral la Parroquia de la Purísima Concepción. Hasta 1977 duraron las obras de rehabilitación en las que se aprovecho para acondicionar el antiguo Templo conventual a Catedral, tanto de forma estética como funcional; se construyen las dos nuevas espadañas y las capillas de la fachada se completaron con imágenes de Santos relacionados con la Diócesis obra de León Ortega, en el interior se retira el antiguo retablo, el altar mayor hasta entonces ocupado por la Titular , la Virgen de la Merced, pasa a estar presidido por la imagen de la Virgen de la Cinta de Martínez Montañés y se construye en el presbiterio la sillería para el colegio de canónigos.

A pesar de todo lo referido, el Templo continua quedándose pequeño, y la idea de construir una nueva Catedral sigue latente, se piensa ahora para su edificación en el entorno del antiguo cementerio situado al final de la calle San Sebastián pues por aquellos años comenzaba a gestarse el plan urbanístico de aquella zona con la entrada a Huelva por la actual Avenida de Andalucía, pero todo ello no quedaría en mas que un proyecto.

Tras los Congresos Marianos y Mariológicos celebrados en 1992 coincidiendo con el V Centenario del Descubrimiento de América y la visita de Su Santidad el Papa Juan Pablo II al año siguiente, se retoma la idea de la Catedral, teniendo por parte del Vaticano el ofrecimiento del pabellón que había sido su sede en la Exposición Universal de Sevilla de 1992, el edificio, del arquitecto Miguel de Oriol, recreaba la planta de una Iglesia de cruz latina y era de superficie acristalada, pero finalmente debido a lo costoso se su traslado hasta Huelva y de su posterior mantenimiento se descartaría la opción. El citado edificio, el cual aparece en una de las escenas de la famosa película “Nadie conoce a nadie” sería finalmente demolido en el año 2008.

A día de hoy y con la llegada del actual obispo Monseñor Vilaplana Blasco en el año 2006, volvió a salir a flote el proyecto y la necesidad para nuestra Diócesis de la construcción de una Catedral, esta vez de la mano del plan urbanístico del Ensanche Sur, y aunque de momento el futuro de este gran proyecto es un poco incierto, quien sabe si con el paso de los años Huelva llega a contar con su Catedral, una Catedral que sea enlace de su pasado con su futuro y puede ser que algún día esta llegase a aportarnos un nuevo enfoque en el desarrollo de nuestra Semana Santa.

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

¿Sabías qué? Las centurias romanas

Nuevas potencias para el Señor de las Cadenas