- ¿Sabías Qué...?, - ¿Sabías Qué...? Sevilla

¿Sabías Que? – El Modelo del Xto. de la Buena Muerte de la Hiniesta por Pepe Vallecillo @vivirsevilla

Es una opinión generalmente aceptada por los expertos en iconografía de la Semana Santa sevillana que al tallar el Cristo de la Buena Muerte de la Hermandad de la Hiniesta, el imaginero Castillo Lastrucci entre los años 1937 y 1938, llevó a cabo una recreación de las obras del escultor Martínez Montañés y del discípulo más aventajado de este, Juan de Mesa.

Según afirma el profesor Jesús Palomero Páramo, y puede leerse en la web de la Hermandad de la Hiniesta, “del Cristo de la Clemencia toma prestada la cabeza y el tronco, del Cristo de la Conversión del Buen Ladrón copia el sudario y del Cristo de la Buena Muerte de la cofradía universitaria recrea las piernas”.

Sin embargo, un detalle que muchos no conocen es que los modelos para los que se sirvió para la realización del Cristo no terminan con las imágenes citadas en las que pudo inspirarse.

¿Sabías que para llevar a cabo esta obra también utilizó un modelo humano?

Ese modelo tiene nombres y apellidos. Por una entrevista publicada en el Boletín Informativo de la Hermandad de la Hiniesta de enero de 1990, sabemos que su identidad era la de Manuel Gómez Lora. Se trataba de un sevillano nacido en la calle Macasta, muy cerca de la Parroquia de San Julián, donde sería bautizado, y que trabajaba por aquel entonces como empleado de una tienda de muebles que Manuel Castillo, hermano del escultor, tenía y que era muy conocida en la Sevilla de entonces, llamada Muebles Europa, que se hallaba situada en los números 58 y 60 de la calle Amor de Dios, justo enfrente de donde se encontraba una céntrica parada de tranvía.

Este hombre que sirvió de modelo para tan noble fin tenía aproximadamente 33 años, la edad de Cristo al morir, cuando Castillo se fijó en él para la empresa que iba a llevar a cabo. Según él mismo confesara era entonces de complexión fuerte, pesaba unos 61 kg. y antes de decirle que trabajara para él como modelo, el escultor observó minuciosamente sobre todo sus manos, sus brazos y sus rodillas.

Manuel Lora posaría para Castillo Lastrucci en su taller de la calle San Vicente unas dos horas diarias por las mañanas durante unos veinte días, adoptando las posturas que le iba indicando el Maestro sentado sobre un taburete, con los brazos en cruz o flexionando sus rodillas y dejándose tomar medidas de sus dedos, manos… Por su trabajo recibió quinientas pesetas de la época, que acabó aceptando ante la insistencia de Castillo, al que él recordaba como una persona inmejorable, muy dispuesto para cuanto le solicitaran las hermandades y sumamente servicial para los trabajadores de su taller.

Según Manuel Lora, que consideraba que el mayor parecido entre la anatomía del Cristo y la suya radicaba en las rodillas y las manos (no siendo modelo para la cabeza y el rostro), cuando en una ocasión le dijeron al escultor que el Cristo de la Hiniesta se parecía al de los Estudiantes, este lo mandó llamar para mostrárselo a quien le hacía el comentario, provocando el asombro del mismo.

Sería para tallar la imagen del Cristo de la Buena Muerte la única vez que posara este hombre, pues aunque en una ocasión le llamaran para posar en la realización de un Cristo de Málaga, no podría acudir por motivos de trabajo, queriendo el destino que fuera para la ejecución del Cristo de San Julián, del que el próximo año 2013 se cumplen setenta y cinco años de su bendición, para el único que prestara su anatomía como modelo.

Firma. José Vallecillo

AnteriorSiguiente
Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org