in , ,

¿Sabías que? El Indulto de Jesús de las Penas

1949

A lo largo y ancho de toda la geografía española existen numerosas cofradías en cuya Estación de Penitencia tienen a fin la liberación de un preso, siendo la más conocidas de todas ellas la de Nuestro Padre Jesús Nazareno Titulado “El Rico” de Málaga, la cual ostenta dicho privilegio desde el año 1756 por concesión de Su Majestad El Rey Carlos III.

Cierto y verdad es que este tipo de rito o ceremonia no es algo imperante en las hermandades de nuestra Andalucía Occidental, aunque hoy recordaremos como en tiempos en los que se buscaba una consolidación y mayor esplendor de la Semana Santa tras contienda civil, Huelva fue testigo durante unos años del indulto de un penado.

Esta historia tiene como protagonista a la Hermandad de las Tres Caídas, la cual fundada en 1944 en la Iglesia de la Milagrosa, es trasladada a su actual Sede Canónica, la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús en el año 1947. Al poco tiempo de producirse el citado traslado, la Hermandad recibe por parte del Director de la Prisión Provincial Don Juan Bautista Gutiérrez, la propuesta de la realización de las gestiones pertinentes para la liberación de un preso durante el desarrollo de la salida procesional de la Cofradía la tarde-noche del Lunes Santo, algo que sería gentilmente aceptado por los miembros de la Hermandad, nombrando Hermano Mayor Honorario al Director de Prisiones quien hasta 1961 mantendría un donativo anual y Cofrade Mayor a la propia Prisión de Huelva.

El acto de liberación del reo tiene lugar por primera vez el Lunes Santo de 1949, año precisamente en el que se incorporaba la Titular de la Hermandad, María Santísima del Amor. La Cofradía tras efectuar su salida desde el Corazón de Jesús, se dirigía hacia las puertas de la hoy antigua Prisión Provincial situada en la entonces salida de la carretera de Sevilla, en la actualidad Avenida Alcalde Federico Molina, al llegar allí daba comienzo el acto, el cual el periódico Odiel lo narraba de la siguiente forma: “El recluso salió de la prisión acompañado del Jefe de Servicio y, emocionado, besó la mano del capellán. El Hermano Mayor de la Hermandad don Manuel Vázquez Cayuela le ofreció una vela encendida y aquel se postró ante la sagrada Imagen, rezándose a continuación un Padrenuestro en acción de gracias”.

El desarrollo de este acto se mantendría tan solo hasta el año 1952, cuando es suprimido entre otros motivos por el radical desvío que suponía para la Cofradía el llegar hasta las puertas de la prisión con el consiguiente alargamiento del itinerario, y porque el recluso condenado por delito común cuya liberación era concedida por el Gobernador Civil, siempre era un reo al que apenas le quedaban unos días de condena, pues el Ministerio de Justicia no podía otorgar el indulto a quienes aún le quedara tiempo de condena por cumplir, salvo en el caso de la Capital de la Costa del Sol, donde si sería mantenido por el arraigo de su tradición.

Bibliográfica:
Huelva Cofrade. Dr. D. Jesús Fernández Jurado y autores varios.
Huelva Penitente (edición número 8) artículo de D. Francisco N. Rebollo

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

San Benito renueva a la Banda Municipal de La Puebla del Río

Besamanos a María Santísima del Patrocinio