Sin categoría

Rosario. El Sueño de Guadalupe

Pasaban veintidós minutos de la segunda hora de la madrugada. Sola en tu soledad. Había pasado el bullicio, los nervios, la tensión, la espera, la emoción y, la ilusión. Bendita eres y estabas y ya morabas en tu casa. Con los tuyos afanándose en recoger y, en descansar, para prepararnos a celebrar tu primer Triduo de Amor.
Accedí para despedirme con un hasta luego Madre, henchido de gozo y satisfacción, orgulloso de lo mucho y bien que habíamos trabajado para tenerte y bendecirte. El templo casi en penumbra, ofrecía una visión potente de su Altar Mayor. Tú, con toda la fuerza que irradias ya eras nuestra Luz.
A tus plantas una de tus hijas, quien te había visto nacer y crecer, hasta convertirte en Madre del Cautivo. Lloró la emoción de tu despedida, lloró el gozo de tu Bendición, lloró la dicha de besar tus benditas manos, y quiso despedirse de Ti a solas. Habíais compartido muchas horas, muchos momentos, y pudo ser testigo de nuestro encanto, satisfacción, ilusión, deseos y sensaciones.
Pero había llegado la hora.
Es tarde , Tú grande, y ella pequeña. El cansancio le hizo mella, y a tus plantas se postró.
Era como un no querer dejarte, no abandonarte, no separarse de Ti.
La duermevelas e hizo profundo sueño y allí soñó con un Lunes al Sol de tus encantos,te encontró saliendo al encuentro de tus hijos, recibiendo piropos del barrio que te acoge, y escuchando saetas de amor y dolor a tu pena. Pudo ver el brillo de tus ojos, las plegarias acogidas en tu pecho cruzado de Esperanza, nuestro sufrimiento en tus lágrimas, el esfuerzo en el sudor de los que te acunan, la pena en el brillo de tu mirar, y la soledad de los cautivos que Tú te empeñas en arropar bajo tu manto protector.

Era una estampa sobrecogedora, tierna, sencilla, inocente, y muy emocionante. Es tarde Guadalupe. Sigue soñando despierta el mejor de tus sueños. Allí en la alfombra , recostada, tu sueño de aquella noche, es nuestro sueño diario.

Y allí estaba tu Madre, confortando tu descanso.
Papá tiene la foto, Guadalupe de cabello cobre y momentos de duermevelas.

Redacta. Manolo Ruiz con Ilustración de Mogrera
AnteriorSiguiente
Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org