- Reflejos de Pasión

Reflejos de Pasión. Ni tú sales en Herodes ni yo salgo en Pilato

Tweet Nos une eso, nos une pertenecer a dos hermandades en las que sus pasos de misterio toman nombre de malhechores. Bueno, no sólo nos une eso…

Nos unen que los pasos de misterio de las cofradías en las que formamos parte tengan nombre propio. Puedo y admito, que a nuestros pasos de misterio, tanto el de la Hermandad de la Amargura como el mío de San Benito, sean llamados por nombre de traicioneros. Lo puedo entender, pero nunca compartir. Nunca me oirán hablar del misterio en el que a Jesús se le Presente al Pueblo, como “el pilato”. Es más, hasta ayer, no sabía si Pilato se escribía así tal cual, o si era tan sevillano que había adquirido una “S” al final, “s” tan nuestra. Por cierto, fuiste tú, quien resolvió mi duda…
Lo escucho, y lo vuelvo a escuchar, “¿por dónde viene el Herodes? Y es que no me gusta.
Mucho menos, si hablamos del amor de mi vida, que ni siquiera tiene nombre, le basta con ser Jesús y conocido como el Señor de la Presentación.
Por tanto, si trabajo me cuesta que a nuestros misterios no le den su nombre correcto, lo que no paso es que a mi Dios le cambien el nombre por el culpable de todo esto. Ese malhechor que aún yendo de blanco, con postura provocadora, aún yendo en la delantera de un paso, aún queriendo llevarse el protagonismo de la historia, no se lleva nada, está el más humilde de los hombres para ser el centro de nuestra historia, de nuestra vida.
En tu caso, el Señor guarda Silencio en el terrible desprecio de Herodes, pero no es el Herodes.
Por eso, y si sirve de algo, por favor, llamemos a cada cosa por su nombre y por encima de todo, llamemos a nuestro Dios, por su nombre. Bastante sufrió en su día, como para que ahora reciba el nombre de los causantes de su trágica muerte, de su trágico y duro sufrimiento.
Más conceptos erróneos, que tenemos que cuidar nosotros, los cofrades, -si no lo hacemos nosotros, ¿quién lo hará?-.
Los nazarenos nos revestimos, no nos vestimos, y es más no salimos de nazarenos, somos nazarenos, con lo que nos revestimos se llama túnica y no traje de nazareno. El cartón que soporta nuestro antifaz, antifaz es la tela, se llama capirote y no capirucho. El antifaz es sólo la tela, y el capirote sólo el cartón. En algunas túnicas usamos cíngulos, que no cinturones… y para que no lo olvides, mi Dios se llama Jesús, conocido por el Señor de la Presentación, pero no se llama Pilato, lo repetiría mil veces más si no lo volviera a escuchar.
De Pilato, no hay estampas, ni medallitas, ni fotos… Pilato no tiene nada en San Benito, tan sólo un sitio privilegiado en un paso que lo tiene para que el cristiano vuelva a asumir que por nuestros pecados murió Jesús. A Pilato le llevó una vez, una señora mayor, flores, y cuando se cruzó con el Señor de la Presentación, seguro que se arrepintió para el resto de sus días.
Bueno en conclusión, que ni tú sales en Herodes, ni yo soy diputada de un tramo de Pilato. Tú amas por encima de todo a tu Dios guardando Silencio y yo lo amo cuando lo llaman Presentación.
Los cofrades tenemos que velar por el uso correcto de nuestros términos. En Triana tampoco hay un caballo, ni un romano, está Dios que cae por tercera vez, en la Macarena el Señor es Sentenciado…
Lo mismo este año, o pronto, dejas de ser acólito y te conviertes en su costalero, pero… nunca de un malhechor, tú serás costalero del Señor.
Cada concepto con su nombre, y Dios, siempre Dios.
Firmado por Isabel Serrato
AnteriorSiguiente
Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org