in

Reflejos de Pasión. Hoy te Escribo a Ti. Isabel Serrato

Tweet Hoy te escribo a ti, Señor de mi vida, aunque a la hora de escribirte, ya sabes mi amor, que las palabras no me salen. Te quedas en la emoción, no sé describirte, ni siquiera sé describir lo que siento aunque bien sepa que eres lo más importante que tengo en la vida.
Tampoco me importa quien sepa lo que te quiero o quien no lo sepa, con que te sienta siempre con esta pasión con la que lo hago. Tampoco me importa si me dicen que siempre le escribo a lo mismo, hoy me apetece volver a decirte lo que te quiero.
En menos de una semana estarás en tu paso procesional, arropado por un malhechor al que bastante protagonismo le dimos en mi intervención anterior. En menos de una semana, quedará el mismo tiempo para que Sevilla vuelva a presinarse en el mismo lugar en el que muy atrás en el tiempo pidió tu crucifixión.  No pasan los años por ti, amor de mi vida.
Hace poco, viendo una de tus entradas en campana, porque – y qué nadie lo dude-, el que entras eres tú, decía un periodista que eres el único que agachas la mirada entre todos los personajes del momento de tu Presentación al Pueblo.
Hace más tiempo, oí aquella reflexión de que eras tan humilde que ni siquiera tenías nombre. Tú sólo eres Jesús y te conocen por el momento en el que el mundo viera la imagen más humilde de un hombre.
Otra vez, una amiga me hablaba de la preciosidad de tu rostro, decía tener miedo de encontrarse por la calle con un hombre con tu presencia, puesto que sería irremediable su enamoramiento. La tranquilicé diciéndole que no ocurriría, que Dios se reflejó tan sólo una vez en un hombre.
Pero tú y yo tenemos tantos secretos, tantos ratos a solas, tantos ratos compartidos, tantas lágrimas, tantas sonrisas, tantas historias… Tenemos una de nuestras historias que me fascina, incluso alguna vez me has dicho que hasta tú mismo estás fascinado. Si yo te quiero de una manera inmensa, irremediable, sin medida, hay una persona cercana, que aún te quiere más, tú lo sabes. Es siete años más pequeño que yo, y siento decirte que te quiere siete veces siete más que yo, incomprensible, pero cierto. Y mi orgullo, aparte de que te quiera como te quiero, es que mi hermano te quiera de esa manera tan sublime, mi orgullo es haber enseñado a mi hermano a quererte Señor, porque otro orgullo no tendré, pero a él le he enseñado a quererte.
Y así es mi familia, y así somos en casa, creyentes decididos, amantes de Dios y admiradores del primer sagrario de la historia, la Madre del creador.
Cuando vuelva a escribir, será Viernes de Dolores, a dos días de que comience la representación teatral, cristiana, mayor de todos los tiempos y que los sevillanos tenemos la suerte de vivir en nuestra tierra, a una semana de que nos llegue el nerviosismo, que me perdone quien lo tenga que hacer, hoy tenía que decirte, Jesús, Señor de la Presentación, nombrado así por el pueblo, hoy tenía que decirte, una vez más, lo mucho que te quiero.
Firmado por Isabel Serrato

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por Nacho Sánchez

Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org

¿Queda mucho?

Banda de Las Cigarreras en San Román