in

¿Queda mucho?

Tweet Cada año la espera se hace más larga, lo suficiente para pensar por momentos que jamás llegará. Una mirada al horizonte, allí a lo lejos se ve una nube de incienso que oculta una cara desgastada por el tiempo, unos ojos secos de mirar eternamente al frente buscando el consuelo de su alma, unas manos gastadas por los besos de un barrio. 
Pero está tan lejos que parece no llegar nunca. Se escuchan tambores y cornetas que parecen estar escondidos tras esa esquina, aquella esquina en la que te vi por primera vez cuando no sabía decir tu nombre. Ahora mis ojos buscan esa mirada entre bambalinas, allí estás sola en tu soledad. Tu mirada parece serena, parece que tu llanto se ha calmado pero se que cuando deje de mirarte cogerás ese pañuelo y te secarás tus rojas mejillas, mejillas enrojecidas por la sal de tus lágrimas que no paran de brotar.  
Huele a azahar de tu palio, pero la puerta sigue cerrada, será tu aliento bendito que ha salido de paseo poniendo olor a una triste primavera que te busca entre sus flores y no encuentra tu tez morena. Cada vez que miro tu estampa, esa que llevo gastada de besos en la cartera, te imagino en tu paso de palio encarando la puerta del templo. Cada vez que escucho tu marcha, la piel se me pone de gallina y no puedo evitar que mi corazón se acelere al compás de tus andares. Dime Madre si queda mucho para verte, porque se me agota la Esperanza
Texto : Pablo Lastrucci

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por Nacho Sánchez

Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org

El domingo de pregón en Tele-Sevilla

Reflejos de Pasión. Hoy te Escribo a Ti. Isabel Serrato