Música Procesional, Sevilla

La primera vez que Sevilla sonó a Silencio Blanco

  • Su estreno tuvo lugar en el Certamen de Dos Hermanas en 1988
  • Se estrenó en la Semana Santa de Sevilla tras el paso de misterio de La Borriquita

Corrían los primeros meses del año de 1988 cuando el joven director de la Banda de Cornetas y Tambores “Santísimo Cristo de las Tres Caídas” de la Hermandad de la Esperanza de Triana, llamado Julio Vera, decide componer una marcha a la Hermandad de la Amargura bajo el título de “Silencio Blanco”.

Se trata de una marcha sencilla, únicamente con tres voces de cornetas y una de tambores y bombos, instrumentación habitual en la mayoría de las bandas de cornetas y tambores de la época, como el Sol, la Centuria Macarena o la Banda del Maestro Patón. La estructura de la marcha sigue el esquema de los compositores clásicos de este género, con un solo de corneta que termina a los sones de la Marcha Real, y un pequeño segundo solo antes de finalizar la marcha.

¿Dónde se estrenó la marcha ‘Silencio Blanco’?

“Silencio Blanco”, curiosamente, no se estrena en Sevilla. Su estreno tuvo lugar en el Certamen de Dos Hermanas, que en la Cuaresma de 1988 celebraba su segunda edición, interpretándose también las marchas “Getsemaní” y “Conversión del Buen Ladrón”, aunque la que nos ocupa se llevó el mayor reconocimiento de cuantos la escucharon por primera vez.

En Sevilla se estrena esa misma Semana Santa de 1988, aunque no tras la imagen a la que fue dedicada. Desde 1985 la Banda de las Tres Caídas era la que acompañaba al misterio de la Sagrada Entrada en Jerusalén de la Hermandad del Amor cada Domingo de Ramos, por tanto fue tras el popular paso de misterio de La Borriquita donde se estrena esta marcha en Sevilla, siendo la primera marcha en sonar tras las Marcha Real, cuando el misterio aún se situaban sobre la rampa de la Plaza del Salvador, y revirando en sentido contrario al que lo hace hoy día, buscando la calle Álvarez Quintero.

Afortunadamente dicho instante quedó -parcialmente- grabado y difundido, para que todos podamos tener constancia documental de este acontecimiento musical. Al final del vídeo también podemos escuchar un fragmento de “Soledad de San Pablo”.

Vídeo: Cinturón de Esparto

El éxito de esta marcha fue tal que la Banda de Patón, que era la que acompañaba al misterio del Desprecio de Herodes, tuvo que añadirla a su repertorio al año siguiente, y no ha dejado de sonar nunca tras la Hermandad a la que fue dedicada. Tras la desaparición de la Banda del Maestro Patón, desde la Semana Santa de 1992 y hasta hoy es la Banda de las Tres Caídas, la que estrenó “Silencio Blanco”, la encargada de acompañar musicalmente a esta Hermandad cada Domingo de Ramos.

AnteriorSiguiente
Creador y responsable de MarchasDeCristo, firme católico, hombre de Hermandades y defensor de la música procesional en todas sus vertientes.