El Sanedrín

Personas, ideas, sillones por Alto Capirote

No son pocas las empresas que se estrellan en lo que se llama posicionamiento web. Es un ejercicio que requiere de mucho trabajo previo y que implica conocer dónde en la red están tus clientes. No sé si ahí acierta una candidatura en La Sed que tiene cuenta de Facebook, Twitter y hasta web propia. Por un lado la hermandad tiene el doble de seguidores en la red social que San Bernardo, por no irme más lejos. Cuántos de esos irán luego a votar al Cabildo es difícil de decir, pero el hashtag de la candidatura lleva la friolera de 16 menciones. Es decir, puede ser buena idea tener presencia en las redes sociales, pero pasarte de frenada puede dar lugar a situaciones embarazosas.

En Triana los que están de buenas son los diseñadores gráficos. Dos logos, uno para cada candidatura. Y los dos tan inspirados en el propio escudo de la hermandad que se parecen bastante entre sí. Son todas, al fin y al cabo, excusas para que se hable de uno, porque si quieres ser noticia por preparar un nuevo reglamento interno vas listo.

Porque en general, lo que es bastante pobre es el discurso de las ideas. Todos los candidatos proponen más hermandad, más patrimonio, más formación y más caridad. De forma más o menos estructurada los “programas electorales” son casi intercambiables. Sin propuestas originales o valientes todo el mundo habla de continuismo para seguir avanzando. Y esto en el mejor de los casos. Cuando las diferencias son los capataces o las bandas hay que salir corriendo. Hoy hay un proceso electoral donde si unos se presentan como los continuadores cabe pensar en si la alternativa son los que dieron lugar a terminar con una gestora.

No es que no me guste que haya varias candidaturas a regir una hermandad, que no me gusta. Creo que el problema reside en cómo se abordan los procesos. Ridículas puestas en escena para abordar propuestas medio trabajadas que ocultan, en muchos casos, poco edificantes insidias personales o planes personalistas. Y todo para decir que quieren “hacer hermandad”. Pues vaya.

@AltoCapirote

AnteriorSiguiente