in

El misterio de Pentecostés en el Besamanos de la Virgen del Rocío

Varias hermandades han prestado sus imágenes secundarias para recrear a los 12 apóstoles

Besamanos a la Virgen del Rocío | Alejandro Braña Ruiz

La Hermandad de la Redención nos sorprende con la recreación del Misterio de Pentecostés para el besamanos de la Virgen del Rocío que se celebra durante toda la festividad de la Inmaculada Concepción en la Iglesia de Santiago. 

La Virgen del Rocío preside el presbiterio de Santiago junto a los apóstoles y el Espíritu Santo | Alejandro Braña

Como podemos ver en la imagen, la Virgen del Rocío preside la Iglesia de Santiago sobre una peana donde aparece la leyenda “Sine Labe Concepta” o lo que es lo mismo Sin Pecado Concebida, en alusión al Dogma de Fe de la Virgen María fue concebida sin pecado original.

Tras de ella observamos a los doce apóstoles con los elementos iconográficos que lo representan y los elementos judaicos, además podemos observar sobre sus cabezas una lengua de fuego, símbolo de la presencia del Espíritu Santo que en este Besamanos lo podemos ver en el altar mayor de la Iglesia de Santiago.

El exorno floral está compuesto por Longhiflorum, Rosas Tíbet e Hipericum Rojo.

Del Misterio de Semana Santa, al Misterio de Pentecostés 

Apóstoles de La Redención, Bellavista y El Carmen rematadas con lenguas de fuego en alusión a la venida del Espíritu Santo | Alejandro Braña Ruiz

Para poder montar esta recreación la Priostía de La Redención no sólo ha contado con las figuras secundarias de su paso de misterio, si no también de las Hermandades sevillanas de Pino Montano, Dulce Nombre de Bellavista, El Carmen y la del Cautivo de la localidad de Mairena del Alcor.


Apóstoles de La Redención, Pino Montano, Bellavista, El Carmen y Cautivo de Mairena, rematadas con lenguas de fuego en alusión a la venida del Espíritu Santo | Alejandro Braña Ruiz

El misterio de Pentecostés

“Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda la casa en la que se encontraban. Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse. Había en Jerusalén hombres piadosos, que allí residían, venidos de todas las naciones que hay bajo el cielo”.
Hechos de los Apóstoles 2, 1-5

¿Qué te ha parecido?

3 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 3

Añadir voto: 3

Porcentaje votos positivos: 100.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

La Banda Municipal estrena marcha dedicada a la Esperanza del Juncal

Dulce Nombre y Soledad juntas en Besamanos