in , ,

OPINIÓN: ¿Qué restauramos?

José Antonio Montero

rosario-alcala
Foto: Alcalá Nazarena

Es lo que me tengo que preguntar cada vez que me encuentro ante un caso como el de la Virgen del Rosario de Alcalá. ¿Hablamos de madera, de fe o de las dos cosas juntas? ¿Hay que separar el arte de la fe?

En general, todo el mundo cofrade se ha visto sorprendido por la restauración que Pedro Manzano, excelente profesional desde mi punto de vista, ha llevado a cabo en la imagen de María Santísima del Rosario, del vecino pueblo de Alcalá de Guadaíra. Es evidente que la imagen ha tenido un cambio estético notable, eso no se puede discutir. Ahora bien, ¿había que llegar a este cambio tan brusco?

La Semana Santa siempre ha sido un compendio entre el arte y la fe, ambas se han buscado siempre, ambas se han necesitado siempre en este mundo. Una imagen de Semana Santa es una obra de arte, algunas incluso podrían estar expuestas en los grandes museos del mundo. Pero no se queda ahí, una imagen tiene una dosis incontable de unción sagrada, una devoción que hace que el arte llegue a un punto mucho más lejano que el de su concepción como obra. Por tanto, por lo que yo entiendo, cuando una imagen se restaura no se puede tener en cuenta solo el punto de vista artístico, hay que tener en cuenta también (más incluso diría yo) el devocional.

Hay restauraciones en las que el arte supera a la fe, restauraciones en las que se rompe esa balanza perfecta que mide perfectamente nuestra Semana Santa. Este es un ejemplo claro. Ni niego la profesionalidad de Pedro Manzano ni la de ningún restaurador, ni tampoco sus buenas intenciones. Lo que niego es el resultado, lo más importante para mí. No el resultado artístico, sino el cofrade.

Si hablamos de la restauración, desde el punto técnico y artístico, no podemos hablar de una mala restauración, todo lo contrario. Creo que es una gran restauración, solo hay que mirar la policromía para darse cuenta de eso. Ahora bien, si hablamos desde el punto de vista cofrade (no devocional, sino cofrade) no podemos decir que esta sea una buena restauración.

Un buena restauración cofrade no es la que devuelve a su imagen al momento de su concepción, esa es una de las grandes bulas que siempre se nos intenta vender. Una buena restauración cofrade es aquella que arregla los desperfectos de la imagen y a la vez mantiene o mejora su mismo aspecto. Hay mil ejemplos de imágenes que se han restaurado y, aunque se ha cambiado su aspecto estético, la imagen se ha seguido viendo con sus mismas características: Gran Poder, Museo, Virgen de los Reyes… Pero, por desgracia, hay otros muchos casos en los que sucede todo lo contrario.

Se debe buscar, por tanto, un término medio entre el arte y la fe. Pedro Manzano lo ha encontrado en la mayoría de restauraciones que un servidor conoce pero, en este caso concreto, no lo ha conseguido. Y hay que denunciarlo, hay que criticarlo para que no vuelva a suceder. Los cofrades tenemos que levantar la voz con este tipo de restauraciones porque, sin que esa sea la intención del profesional que la lleva a cabo, atentan contra esa unión tan fuerte que es la madera y la fe.

Que nadie me malinterprete, no estoy diciendo que yo vaya a perder fe por una restauración mal hecha, hasta ahí podríamos llegar. Pero sí entiendo que alguien que antes sentía mucho a través de esa imagen, ahora no lo sienta con esta misma imagen debido a este cambio estético. La fe siempre permanece, el acercamiento de esta a raíz de una obra de arte, no. Son cosas distintas.

Finalizo con la pregunta que da nombre a este artículo. Dime tú, que bien conoces todo este mundo desde que los siglos eran segundos. Dime tú, Sevilla: ¿La madera, la fe o ambas cosas? ¿Qué buscamos, qué encontramos? ¿Qué restauramos?

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Sevilla Provincia. La BCT de la Presentación al Pueblo organiza un espectáculo flamenco-cofrade solidario

Huelva. A la espera de un 4 de Octubre de Esperanza