in

Opinión. La mujer y las cofradías en Sevilla

La Opinión de Amaro Troya. Parece una paradoja que en el año 2011 en el que estamos por fin se haya dado un paso enorme en el mundo de las hermandades con la inclusión de la mujer en el mundo de las cofradías. Es ridículo escribir sobre esto en pleno siglo XXI donde la mujer tiene plenos derechos tal y como los hombres. Y es mucho más ridículo que no se haya conseguido hasta este año la plena formación de la mujer en el ámbito cofrade gracias a un decreto publicado por el arzopispo de Sevilla, Juan José Asenjo Pelegrina, el pasado 2 de febrero.
Desde que en 1985 empezara el proceso de conciencia para que la mujer participara en el mundo cofrade hasta hoy, hemos podido ver cómo la Iglesia ha ido “abriéndose” mentalmente hacia los nuevos tiempos, más vale tarde que nunca dicen.  Y con ello el mundo de las hermandades, que también ha vivido unos años de reflexión acerca del porqué la mujer no tenía reconocido plenos derechos en las cofradías.


Es inadmisible que la mujer no haya podido realizar la Estación de Penitencía a la S.I.M. Catedral de Sevilla en determinadas hermandades. ¿Por qué la mujer no puede salir de nazarena en su hermandad como cualquier otra persona? ¿La penitencia sólo está reconocida para el sexo masculino? Es aberrante que no se haya conseguido plena igualdad de condiciones en el mundo de las cofradías. Puedo utilizar una frase del célebre astronauta Neil Armstrong pero retocada: “Este es un pequeño paso para el hombre pero un gran salto para las cofradías”. Gracias, Asenjo.

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por Nacho Sánchez

Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org

Nueva Peana para el Señor de la Resurrección

Última Hora. Los Negritos cambian su itinerario.