- La Opinión del Cofrade, Sevilla

OPINIÓN: Filtradores

procesiones-semana-santa-sevilla¿Cuál es el destino de la Semana Santa? ¿Dónde acabará desembocando? Son preguntas que me hago muy de vez en cuando. Creo que esto se nos está yendo de las manos, si es que no se nos ha ido ya. Y lo malo no es que se nos vaya en un aspecto concreto, lo peor de todo es que se nos va en muchos conceptos de nuestra Semana Santa.

Por respeto a Beatriz Barrientos, al Consejo de Hermandades y Cofradías y a Sevilla, no voy a opinar ni a contar nada acerca de la temática que encierra el Cartel de la Semana Santa de esta año. Su presentación es el sábado y, al menos por mi parte, no va a haber antes de ese día ningún tipo de señalización acerca del mismo. De lo contrario estaría faltando el respeto a mucha gente, entre ellos a su autora. Lo que si voy a hacer es ahondar en el tema de la filtración.

Esta mañana ha aparecido en las webs de todos los periódicos y en todas las redes sociales el Cartel de la Semana Santa de Sevilla de este 2014, cuando su presentación está prevista para el próximo sábado. Hablamos de una o, mejor dicho, otra filtración. Ahora bien, creo que la pregunta y el tema de todo esto es más simple de lo que pensamos. ¿Quién filtra el cartel? ¿La persona que hace la foto o quien lo propaga por las redes?

Ambos, en mi opinión. Vayamos por partes. La foto se ha podido conseguir de varias maneras, eso solo lo sabe el/los que la haya/n hecho. El problema que yo le veo a esto no es hacer una foto y colgarla, de lo que yo hablo es de valores, de sentimientos, de respeto. El problema que yo le veo es, una vez más, el uso que la prensa cofrade y la propia sociedad ha hecho sobre esto. ¿Por qué tiene la prensa que publicar el cartel filtrado? ¿Por qué los mismos cofrades tenemos que hacerlo? ¿No podemos publicar solo la noticia? ¿Es necesaria la foto del cartel?

La culpa de todo esto no es solo del que filtra, también es de quien propaga, sea prensa o no, del que difunde. Porque puedo llegar a entender que se difundan imágenes para denunciar un hecho concreto, porque son necesarias para la información. Ahora bien, ¿es necesaria la foto del cartel para dar información?, ¿eran necesarias las imágenes de San Roque?, ¿qué aportan todas estas imágenes?, ¿información o morbo? ¿por qué los propios cofrades difundimos estas imágenes en las redes sociales?

Porque claro, es muy fácil criticar y decir “qué mala tal televisión, qué mala tal página web”, pero después los propios cofrades somos los que le damos al retweet, los que colgamos las imágenes en Facebook y los que las pasamos por el Whatsapp.

Por tanto, todos los que participan en esta difusión de las imágenes, también están cayendo en el error. Todos los que han difundido el cartel han cometido el mismo error que el filtrador, el mismo, solo que de forma distinta.

Sé que esto que escribo es un discurso impopular porque en la sociedad de hoy día, en la de Sevilla ni te cuento ya, es muy difícil aceptar un error, pedir disculpas, rectificar. Y sé que muchos se molestarán y, en vez de reflexionar y pensar en no volver a cometer estos fallos, se dedicarán a defenderse a toda costa y a atacarme. Pero creo que los cofrades tenemos que ir con la verdad por delante, después con nuestra verdad, pero siempre con la verdad objetiva por delante.

No podemos caer en el error, en el protagonismo, en la mentira. La Semana Santa no es esto, la Semana Santa es más pura. Y si no nos damos cuenta y lo arreglamos ya, lo que estaremos haciendo es legar un ruinoso testamento a los que hoy son nazarenos de la Borriquita.

Tenemos en nuestra mano promover estas actitudes o hacer autocrítica y luchar contra ellas. Las tiene el cofrade en su mano, en su deber está el elegir que decisión prefiere. Lo que es evidente es que la Semana Santa se nos ha ido de las manos. Y lo peor es que, Sevilla de mi vida, no haces nada por evitarlo. Menos mal que está el de San Lorenzo, no sé que harías sin Él.

José Antonio Montero Fernández.

AnteriorSiguiente