Cádiz

La música, a la altura de la Magna Mariana de Cádiz

Ayer todos vivimos, en directo o desde la distancia, una extraordinaria procesión mariana en Cádiz donde, salvo el intenso calor, todo lo demás estuvo a la altura del acontecimiento: palios, imágenes, flores, cortejo y, por supuesto, la música. Muy lejos queda ya aquel año 2005 y su procesión Magna en Cádiz capital, donde muchos opinan que la música procesional tocó fondo por lo inadecuado y extravagante de sus repertorios. En tan solo 12 años, la música procesional ha tenido una evolución y un cambio de rumbo tan extraordinario que es difícil, si no imposible, encontrar algún punto a destacar negativamente en cuanto a los acompañamientos musicales que sonaron en el día de ayer.

Empezamos por la banda que más kilómetros tuvo que recorrer para participar en esta procesión, como es la joven banda de la Estrella de Córdoba, que salpicó el repertorio con algunas cordobesas como “Virgen del Socorro” de Enrique Báez, junto con varios guiños a Cádiz y su provincia como “Virgen del Rosario Coronada” de Pablo Ojeda -una de las marchas más interpretadas en el día de ayer- o “Caridad para mi hijo” de José Rivera Tordera, marcha muy interpretada en San Fernando, en cuya localidad está la Virgen de la Caridad a la que va dedicada.

Precisamente de San Fernando venía San José Artesano para poner sus sones a la gloriosa Virgen de la Merced, con un repertorio muy clásico donde pudimos escuchar marchas tradicionales como “Macarena” de Abel Moreno, junto con marchas contemporáneas plenamente asentadas en los repertorios como puede ser “Como tú, ninguna” de David Hurtado.

Siguiendo con este autor, su “Saeta Jerezana” fue la elegida por la Hermandad del Nazareno del Amor para que la Filarmónica de Conil la interpretase a la salida de la Virgen de la Esperanza, en un repertorio muy elegante donde pudimos disfrutar con “La Esperanza de Triana” de Farfán o “Alma de la Trinidad” de Eloy García.

Uno de los palios más esperados fue el de la Virgen de la Palma a los sones de la banda del Carmen de Salteras, cuya banda nos deleitó con marchas como “Esperanza de Vida” de Manuel Marvizón, junto con algunas más complicadas de escuchar como “Esperanza nuestra, Macarena” de José Manuel Bernal, o “Amparo” de Pedro Morales.

Como hemos comentado antes, la marchas propias de Cádiz y su provincia cobraron gran protagonismo ayer, como demostró la banda del Nazareno de San Fernando tras el palio de la Virgen de las Angustias, de la Hermandad del Ecce Homo, donde sonó, precisamente, “Ecce Homo” de Eduardo Escobar de Rivas a la salida, con varios guiños a otras Hermandades gaditanas con marchas como “Regidor perpetuo” de Abel Moreno o “Sanidad” de José Manuel García Pulido.

Esta última marcha, dedicada a la Hermandad del mismo nombre del Martes Santo gaditano, también sonó tras la Virgen de la Caridad por la banda Maestro Enrique Galán de Rota, en un repertorio variado donde sonaron marchas como “Coronación” de Manuel Marvizón y Juan José Puntas, o “Sevilla cofradiera” de Pedro Gámez Laserna.

Uno de los binomios más tradicionales de la Semana Santa gaditana se repitió en la procesión Magna: la Virgen del Buen Fin de la Hermandad de la Sentencia a los sones de la banda Pedro Álvarez Hidalgo de Puerto Real, lo cual nos dejó un repertorio cargado de marchas gaditanas y propias de la Hermandad, como la recién estrenada “Santa María del Buen Fin” de Cristóbal López Gándara, la anteriormente nombrada “Ecce Homo” de Eduardo Escobar o “María Santísima del Buen Fin”, marcha de los años 60 compuesta por Antonio Escobar Perea, sobrino de Eduardo Escobar de Rivas.

Desde Los Palacios y Villafranca, la banda de música Fernando Guerrero acompañó a la Reina de Todos los Santos con un repertorio tradicional y elegante, con marchas como “Subida al Calvario” de David Hurtado o “La Soledad” de Pedro Morales”, junto con marchas poco habituales de escuchar como “Esperanza, pasión de Triana” de José Manuel Delgado Rodríguez.

La banda de música de Las Cigarreras de Sevilla fue la elegida para acompañar a la Virgen de los Desconsuelos, de la Hermandad de Afligidos, sobre su nuevo y sorprendente templete, realizado para la ocasión. La banda se volcó con la Hermandad para ofrecer un repertorio a la altura, donde no podía faltar “Afligidos” de Juan José Puntas, junto con varias marchas gaditanas de gran calidad como “Dolores de Servitas Coronada” de Abel Moreno, “Nuestro Padre Jesús de los Afligidos” de José Mirallés, o “Galeona” de Cristóbal López Gándara, dedicada a la Patrona de Cádiz.

Finalmente, el histórico acompañamiento de Julián Cerdán, de Sanlúcar de Barrameda, tras las Angustias de la capilla de El Caminito, por no llevar música en su procesión de Semana Santa. La formación sanluqueña tuvo un guiño al interpretar a la salida “Madre de las Angustias” de Juan Diego Palma Parreño, dedicada a la misma advocación pero de Sanlúcar de Barrameda, junto con marchas como “Ecce homo”, la jerezana “Cristo de la Expiración” de Germán Álvarez Beigbeder o “El Refugio de María” de Manuel López Farfán que ponen el broche de oro a una jornada extraordinaria en todos los sentidos, también en el musical.

AnteriorSiguiente
Creador y responsable de MarchasDeCristo, firme católico, hombre de Hermandades y defensor de la música procesional en todas sus vertientes.