in

Me Basta, por Carmen García de la Escosura

Tweet Hace tiempo comencé a preguntarme por qué tanta gente que nunca presume de ser cristiano e incluso se avergüenza de ello, venera la Semana Santa. 

Nunca comprendí por qué alguien querría idolatrar a una imagen que transmite un mensaje en el que ni siquiera cree. Y es que, al fin y al cabo, las imágenes destinadas al culto, y por supuesto a la Semana Santa, fueron creadas como medio de evangelización. Una forma de enseñar a todos el mensaje de Cristo de un modo cercano. Pero parece que con el tiempo se ha ido deteriorando esta idea, haciendo que el culto vaya destinado a todo lo que rodea esa imagen, ya sean flores o bordados.
Parece mentira como el ambiente cambia cuando la ciudad empieza a oler a azahar. Dicen que la primavera la sangre altera, y al menos en Sevilla se cumple ese refrán. Las calles que hasta entonces estaban perfumadas con aroma a castaña, se embriagan del olor a incienso que hay casi en cada esquina.
Y de repente los cofrades se despiertan de su profundo letargo, de aquel que llevan guardando desde la última Gloria. Comienzan a reunirse, a limpiar la plata, hay que prepararlo todo para transmitir una imagen de grandeza de cara a los demás. Pero es que nadie se da cuenta de que esa grandeza que quieren transmitir está en cada pequeño detalle, que además no es físico, es algo interno, un sentimiento que debería llegar al alma del que lo observe.
Porque, al fin y al cabo, la Fe es algo que se siente, que va por dentro. La Fe es creer en algo que ni siquiera se ve pero que aparece en el abrazo de un amigo, en la mirada de un hermano. Es algo que renace en cada sonrisa y se hace más fuerte en cada bache. La Fe es no sentirse solo nunca porque sabes que Él está aquí, contigo, aunque no oigas su respiración y ni siquiera sus latidos

.

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por Nacho Sánchez

Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org

La antigua Dolorosa del Domingo de Resurrección presidió el “Vía Crucis de la Misión”

Pedro Gimeno, ilustrador del Cartel de la A.P. de La Milagrosa