in ,

Martes Santo; mañana de barrio y noche en blanco

La jornada acabó con cuatro hermandades pasadas por agua

En la maltrecha jornada del Martes Santo, solo las Hermandades de La Candelaria y el Dulce Nombre pudieron realizar su estación de penitencia, aunque no sin miedo al cielo. El resto de corporaciones del día sufrieron por culpa del antojadizo tiempo que marca la primavera.

Camino a Hytasa, una señora al verme con cascos y radio me paró y preguntó, si yo sabia algo del Cerro “Este año me parece a mí que los nazarenos van más temprano pá yá”. La señora tenía razón y es que minutos antes la Hdad. del Cerro, viendo las nubes venir, comunicó que adelantaba su salida una hora“Claro, tienen que adelantar todo lo posible, si llueve que les coja en el centro y tengan donde meterse… si les llueve aquí, ¿Dónde se meten, en una cochera?”. No se me ocurrió nada para contestarle. Desgraciadamente la señora no se equivocó. El agua partió a la cofradía en dos nada más entrar en el centro, el paso del Cristo del Desamparo y Abandono corrió hasta la catedral, y Nuestra Señora de los Dolores pidió asilo a las puertas de la universidad.

Todos los focos apuntaban entonces a la parroquia de San Esteban; en la ojiva de la que se atrevieron a salir, pese a las amenazas de agua, los pasos del Señor de la Salud y Buen Viaje y el Palio de la Virgen de los Desamparados. Por entonces la Hdad. de los Estudiantes decidía quedarse en casa y en contraste, nos llegaba la noticia de que la Hdad. de San Benito se iba a la calle. Con la Hdad. de los Javieres la cosa no fue tan sencilla… se filtró a los medios que la corporación de la Calle Feria había decidido suspender su estación de penitencia y aquello corrió como la pólvora en las Redes. Una vez se hubo reunido la directiva de la hermandad en Cabildo Extraordinario de Salida, se anunció lo contrario, esta vez sí de manera oficial: La Hdad. de los Javieres saldría.

La fortuna no quiso premiar a las hermandades que decidieron hacer estación de penitencia… un señor chubasco bañó sus patrimonios y las ilusiones de todos los cofrades. San Esteban corrió a refugiarse al templo de la Anunciación, los hermanos de Los Javieres volvieron sobre sus pasos y San Benito… ¡ay hermanos de San Benito!¡Qué manera de caer agua por el Muro de los Navarros! ¡Qué mar de paraguas por Luis Montoto!

Después de aquello, la noche pareció aplacarse y San Esteban pudo volver a su iglesia tomando por el mismo recorrido por el que llegó a Laraña. La Hdad. del Cerro decidió posponer su vuelta a casa, con la cofradía ya unificada en la catedral. Nos llegaron buenas noticias de San Nicolás, la Hdad de la Candelaria saldría, aunque modificando gran parte de su recorrido. Sé de muchos que aun están esperándola en los jardines de Murillo…

La Hdad del Dulce Nombre anunció lo mismo, la bofetá saldría sacrificando parte de su recorrido. La Hdad de Santa Cruz sin quererlo fue muy cruel… y mantuvo a Sevilla ilusionada saliendo a echar serrín a la rampa de la puerta, hasta que llegó la noticia de que suspendía su estación de penitencia.

El Martes Santo acabó reducido a la belleza de la recién restaurada Virgen del Dulce Nombre y a la virtud de los costaleros del Señor de la Salud, que pese al ritmo frenético, no perdieron ni una vez el paso. El Martes Santo se nos fue muy rápido… la primavera y sus antojos siguieron jugando con Sevilla un día más.

web-post-01
web-post-01

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Continúan los trabajos sobre el nuevo paso de Nuestro Padre Jesús de la Humildad

Así suena la Banda del Rosario de Cádiz tras el Cristo de la Sed de Jerez