Sin categoría

María, Devoción de Sevilla. Por Elena Moreno


La Devoción del Rosario en Sevilla

El origen de la devoción al rezo del Santo Rosario y a la advocación de este título se remonta al siglo XIII en el que Santo Domingo de Guzmán funda la Orden de Predicadores o Dominicos. Éstos cumplieron un papel fundamental en la Reconquista de Andalucía, tanto, que al conquistar Sevilla, el rey San Fernando les concedió un terreno en el que construyeron un convento en la collación de la Magdalena, actualmente convertido en la Parroquia del mismo nombre.

A partir de entonces y durante los sucesivos siglos, la Orden Dominica consigue tener un auge bastante importante, extendiéndose en conventos por toda la ciudad: Monte Sión, San Jacinto, Regina Angelorum,… además de estar encargados del Tribunal de la Inquisición.
La advocación del Rosario se extiende además a hospitales como por ejemplo el que hubo en la collación de la Magdalena o en Triana, hospitales que desaparecieron en el siglo XVI con la reducción de hospitales de don Rodrigo de Castro.
A su vez, se fueron fundando también las primeras hermandades entorno a Ntra. Sra. del Rosario en parroquias como San Julián, San Gil, Santa Ana, Capilla del Dos de Mayo, Humeros, Santa Catalina y San Vicente, todas con fechas fundacionales entre los siglos XIV y XX.
Actualmente reciben culto numerosísimas imágenes de la Madre de Dios con el título de Rosario, que significa Río de Rosas, Manantial de Consuelo y Fuente de Vida. Encontramos la Sagrada Imagen en San Vicente, atribuida a Cristóbal Ramos hacia 1773, de gran belleza artística y rasgos estilísticos dulces.

En Santa Ana nos encontramos con la Patrona de Capataces y Costaleros, Rosario de Triana de 1816.
Actualmente en San Román, encontramos la imagen del Rosario de Santa Catalina, debido a su cierre al culto por el lamentable estado de conservación de este señero edificio, imagen que presenta la peculiaridad de portar al Niño en el brazo derecho en lugar de en el izquierdo. Esta obra es de Antonio Gijón del siglo XVII.
 
En la Capilla del Dos de Mayo encontramos otra de las imágenes del Rosario procesionales de la ciudad de Sevilla, una de las más clásicas atribuida a Duque Cornejo. Es titular además de la Hermandad de las Aguas gracias al Cardenal Bueno Monreal.
Otra de las principales imágenes del Rosario se encuentra en la calle Torneo, en la Capilla de los Humeros, fechada en 1761 y suele procesionar el último domingo de septiembre por la mañana.
Volvemos a Triana para encontrarnos con el Rosario del Barrio León, imagen realizada por Álvarez Duarte a finales del siglo XX y que procesiona por las calles de este señero barrio.
Y si volvemos hacia la muralla, en la misma Puerta de Córdoba encontraremos a la Virgen del Rosario de San Julián, hermosa y fina de rasgos, obra de Fernández Andés que vino a sustituir a la primitiva perecida fatalmente en el incendio de la Parroquia en 1936.
Pero es en esa zona donde la Madre de Dios del Rosario sonríe dulcemente al cuidado de la Esperanza. Es indudablemente una obra realizada con amor por el insigne vecino de la collación Duque Cornejo que supo retratar en madera la dulzura de una madre meciendo a su hijo dormido tranquilo y feliz.
Como advocaciones de penitencia encontramos en la ciudad de Sevilla fundamentalmente dos: Nuestra Señora del Rosario Coronada en sus misterios dolorosos de la Hermandad de Monte Sión, de factura anónima del siglo XVII; y Nuestra Señora del Rosario en sus misterios dolorosos de la Hermandad del Cautivo de San Pablo, de ojos verdes y semblante lloroso realizada por Luis Álvarez Duarte en el año 2007.
Es pues, el Rosario en Sevilla, un santo y seña, un símbolo característico en esta mariana ciudad que durante el mes de octubre presta a la Madre de Dios sus calles para recordar los momentos de su impoluta vida.

Elena Moreno

AnteriorSiguiente
Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org