Blog, El Sanedrín, Sin categoría

Madrugá interminable por Alto Capirote

Alto Capirote

Finaliza el día de San José y Bourrelier no ha dimitido. Quizás lo haga cuando termine la Semana Santa. Y es que cuando la gestión que hace (como Presidente del Consejo y como súper Delegado de la Madrugá) acaba en chistes que circulan por whatsapp y Twitter ya no caben muchas más excusas.

Todo ha sido un despropósito. El momento de abordar la situación: a un mes de la Semana Santa; la definición de los problemas: no sé qué cruces de calles en lugar del ritmo de algunas cofradías; las soluciones propuestas: una bienal que resolvía un problema un año sí y otro no; el compromiso de las hermandades, que hasta le han hecho la espantada… Un compendio, en fin, sobre cómo no abordar la situación. Ya le dejé unas pistas en un post anterior (http://elcostal.org/el-conteo-del-alfajor-por-altocapirote) pero se ve que no me lee. Y es que escribe uno pa ná.

En la Macarena aún deben dolerle las mandíbulas de la risa. El CECOP, al que pedían el nihil obstat, parecía que había dado el OK, resulta que no, luego que sí, y al final que tararí que te vi, y ha terminado ejerciendo de juez y parte, como pedía la hermandad. Y Bourrelier como Cagancho en Almagro. Y eso que conseguir que todas las cofradías del Jueves y el Viernes estén cabreadas tiene su mérito. Que no le han ayudado es obvio, pero ha de reflexionar si con esas dotes de liderazgo puede seguir al frente del Consejo.

Cuál será la solución? No es fácil cuando se juntan los egos, los argumentos historicistas, algunos medios presionando, las costumbres “de toda la vida” y las muy diferentes sensibilidades de las cofradías con el cumplimiento de los horarios. Pero el problema sigue estando en la Campana. ¿Y si quitamos la Carrera Oficial esa noche?

Y ya estoy esperando al sucesor de Niño de Guevara.

AnteriorSiguiente