- Reflejos de Pasión

Lo que se nos está yendo de las manos por Isabel Serrato

estrellaHace poco hablaba o mejor no quería hablar de lo que estaba por llegar y hoy estoy aterrada porque se va, porque no puedo detener al tiempo, no puedo mecerlo con mis manos y que no avance, no puedo evitar verlo huir.

Ayer domingo, como en estampida, llegaban los pasos a sus Iglesias, todo rodaje es poco y todo va sobre ruedas. Los nervios se incrementan, las ganas se multiplican, todo huele a Semana Santa y sólo es su antesala.

Aún no se visten de negro los capataces, los guías del Señor y su Madre, y ya se escuchan sus voces delante de los pasos que dejan de ser parihuelas de ensayos.

Las colas de las tiendas que hacen capirotes empiezan a hacerse eternas porque los cofrades solemos ser tranquilos, dejados, para nuestros asuntos. Las túnicas y los antifaces inundan las casas cuales casas de costura. En mi casa, por ejemplo, hay botones morados por todas partes y este año multiplicados.

Dos semanas te restan y las retenía como retiene mi retina la subida al Gólgota del Cristo de la Salud de San Bernardo, como retiene mi retina el beso de Sevilla a la Estrella más hermosa del barrio de triana.

Los síntomas de que llegas son tan evidentes como los síntomas de las alergias que trae la primavera o los resfriados que nos regala estos bruscos cambios de tiempo.

Ha querido la lluvia ser parte de estos prolegómenos y le ruego encarecidamente se olvide por fin de ser protagonista de nuestros días grandes.

En nuestro días manda Dios y manda María, los ejes de nuestro camino. Ellos, van asumiendo sus momentos pasionarios en los pasos de nuestras vidas.

Las calles del centro empiezan a engalanarse para Dios… dice tanto del cristianismo este arrebato de Fe llamado Semana Santa… y más tendría que decir.

Estamos llamados al disfrute, sin olvidarnos nunca de la oración, son conceptos que sólo en Sevilla se pueden entender y no todo el mundo es privilegiado de poder hacerlo.

Y permitidme, si a extramuros de mis escritos, de mis artículos que buscan acercarme a Dios, le pido al mismo que me guía, una Semana Santa distinta, la que quizás llevaba tiempo soñando y nunca quise afrontar.

Una semana de recogimiento, de ver más allá, de ver todo distinto en lo que tantos llaman igual. Seguro que tengo mucho por descubrir.

Celosa del transcurrir del tiempo, de tantas personas que te roban mis besos, quisiera decirte que esto que parece que está por llegar, realmente, comienza a acabar.

Disfruten pues de cada momento que Dios, a lo cofrade, nos tiene preparado.

AnteriorSiguiente
Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org