in

Libros para leer en Verano “El Hombre que Esculpió a Dios”

Tweet  El próximo mes de noviembre se cumplirán cuatro años desde que se publicó la primera edición de mi novela “El hombre que esculpió a Dios”, una obra que ya va por la quinta edición y, que, editada por la editorial sevillana Jirones de Azul, se ha convertido, y perdón por la inmodestia, en un título que sigue atrayendo a los lectores. Tanto que muchos me han comentado que se lo han leído dos y tres veces.

¿Qué tiene “El hombre que esculìó a Dios” de atractivo para el lector para que después de cuatro años siga estando en las librerías y se siga vendiendo?

A mi juicio, uno de los aciertos ha sido tanto la temática como el argumento. Combinar dos épocas distintas -siglo XVII y la actual- para que al final confluyan en una sola, ha llamado mucho la atención a los lectores. Ese ir y venir de una época a otra, dotando a la obra de un ritmo cuasi vertiginoso y que, en determinados momentos, despista al lector, ha supuesto toda una novedad que ha servido, además, para conectar las dos historias de forma amena y atrayente.

Pero, principalmente, creo que “El hombre que esculpió a Dios” tiene una serie de ingredientes que han supuesto un revulsivo para los lectores. La figura del escultor Juan de Mesa, uno de los imagineros más grandes de todos los tiempos, en el momento en el que estaba tallando, en 1620, la imagen del Señor del Gran Poder, ha sido algo que ha llamado mucho la atención. Y no sólo esa circunstancia, sino los detalles a la hora de trabajar en la madera, sus diálogos con la imagen del Nazareno; sus miedos y temores y esa devoción que le he intentado transmitir al personaje.

Si a eso le unimos la fuerte personalidad de su maestro, Juan Martínez Montañés, y el ostracismo al que sometía no sólo a Juan de Mesa sino a sus otros discípulos, la historia puede resultar muy interesante para el lector.


Pero además construí un argumento de novela de intriga y, si se me permite la expresión, de novela negra o incluso policíaca. Es por ello que en la actualidad, la protagonista de la obra, Laura Moreno, del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico -IAPH-, tendrá que investigar lo que supuestamente parece la sustitución de las imágenes de Juan de Mesa por copias. Pero, ¿con qué sentido? Ésa es la clave de la novela, evidentemente.
Juan de Mesa y el Gran Poder. Sevilla y conspiraciones. Secretos y juramentos. Sé que son temas, muchas veces, arriesgados para relatar por cómo somos los sevillanos. Pero he de ser sincero y señalar que hasta ahora nadie me ha dicho que haya encontrado ni un solo pasaje que sea irrespetuoso. Es más, muchos me han comentado que han encontrado en sus páginas aspectos que le han emocionado sobremanera. 

No es fácil escribir en Sevilla sobre determinados aspectos. Y si éstos tocan cuestiones relacionadas con las Hermandades y Cofradías, así como sus imágenes devocionales, puedes encontrarte con un verdadero problema. Por fortuna, no ha sido así con “El hombre que esculpió a Dios”, que trata sobre todo ello pero que no intenta mostrarse irreverente sino todo lo contrario, ensalzar a unas instituciones que, con sus defectos y sus virtudes, forman parte del entramado social -al que hay que anteponer el devocional, por supuesto- de ésta nuestra Sevilla. 

No seré yo quien diga que “El hombre que esculpió a Dios” es una magnífica novela, pero sí señalo que ha servido para que otros autores hayan intentado también abordar este tema que tiene unos ingredientes muy atractivos. No lo habré hecho tan mal entonces. 

Creo, sinceramente, que quien se acerque a esta novela va a disfrutar mucho si opta por leerla este verano. Si conoce Sevilla, sus devociones, su forma de actuar, su manera de vivir el día a día, se sentirá identificado con muchos de los pasajes de la obra. Si, por el contrario, desconoce esos aspectos, es una buena oportunidad para entrar en contacto con ellos. 

Sólo os puedo decir que disfruté mucho escribiendo “El hombre que esculpió a Dios” aunque también sufrí y me emocioné. El resultado, creo, no ha sido malo hasta ahora: cinco ediciones en cuatro años. Os animo a quienes no la hayáis leído todavía, a que os adentréis en sus páginas y descubráis una historia -dos en definitiva- que seguro no os van a dejar indiferentes. 

De antemano os doy las gracias y, también, espero vuestros comentarios acerca de “El hombre que esculpió a Dios”.

Un fuerte abrazo para todos. 
FERNANDO CARRASCO
Periodista y escritor. Redactor de ABC de Sevilla y autor de las novelas “El último imán de Ishbiliya” y “El hombre que esculpió a Dios”. 

Entrada Patrocinada por Uploaded with ImageShack.us

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por Nacho Sánchez

Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org

En la Provincia. Carmen de Salteras

La Marcha por @Lauralc93 “Reina del Carmelo”