El Sanedrín

Las hermandades y los medios digitales: una lucha de clases

Vivimos en los días en donde la comunicación entre las personas y entidades se realiza en el mundo 2.0, o quizás ya en el “3.0” y es por ello que nuestras hermandades poco a poco van avanzando en este tema, pero aún tenemos un gran número de ellas anquilosadas en el mundo 1.0, en donde importa más la comunicación en los medios tradicionales, como es la prensa escrita, radio y tv, y en donde los medios puramente digitales somos denominados los “menos importantes” y “otros calificativos” que no agradan a las horas que nos pasamos delante de una pantalla o intentando hacer llegar a todo el mundo lo que se vive los 365 días del año a todo aquel cofrade que vive en cualquier punto del mundo.

Son muchos los cofrades que han mostrado su descontento ante los medios “tradicionales” al no ver sus actos, cultos o procesiones contados en dichos medios y somos nosotros, sí, los “frikis” que dedicamos más horas a nuestras cofradías, los que aportamos y dedicamos más cobertura a narrar, ya sea en los 140 caracteres de Twitter o en los diferentes medios que nos aporta la red, lo que ocurre en nuestras Hermandades.

Es por eso por lo que me planteo la siguiente duda: ¿Somos los medios digitales la Segunda División de las publicaciones cofrades?

Según mi entender, estamos ante este símil futbolístico, ya que le damos mas importancia, o al menos eso creo, a lo que se publica en el tradicional papel que a lo que se cuenta a miles de personas a través de la red (este dato nos lo aporta el “jefe” en esto: Google Analytics).

¿Quién es el culpable en todo esto? ¿Son las propias hermandades las que echan las piedras sobre su propio tejado cerrando puertas a aquellos que realmente con su dedicación, formación y amor a nuestras cofradías? ¿Acaso tienes más credibilidad aquello que se cuenta escrito en tinta o dicho en TV o radio que lo se escribe en una web cofrade?

Sí, es cierto que debemos de tener un filtro, pues no todo en la red es bueno, como no todo escrito en papel es válido, pero ha de ser el lector, avizado en esta lides, el que sepa diferenciar la paja.

Se da la casualidad que numerosas corporaciones acuden en diferentes momentos a los sitios web, pero a la hora de la verdad, cuando hablamos de lo realmente importante, la deferencia con los medios 2.0 queda en un segundo plano a favor del tradicionalismo que otorgan otros soportes.

¿Creéis, como yo, que existe una lucha de clases incongruente en otro modo pues todos somos compañeros en este mundillo en el que a todos nos mueve nuestra pasión por nuestras hermandades?

AnteriorSiguiente
Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org