in

Las Crónicas del @SrRancio

Tweet Adobo en plato y cerveza en mano, el Señor Rancio se dispone a escribir su primer artículo rancio para elcostal.net.
El ser rancio, queridos amigos, no consiste solo en ver Hermandades de silencio en semana santa. Faltaría mas. Como bien publiqué en Twitter hace unos días, el ser rancio es un estilo de vida. Más allá de la afición al adobo, los bocadillos de tortilla y la cerveza, el rancio, se caracteriza por su forma de vestir, de hablar y de pensar.
El termino “rancio”, quizás, haya sido designado para distinguir a los cofrades auténticos, de los “cofrades” que solo se acuerdan de la Semana Santa porque sale “el caballo” o “el pilato”. Y tal vez, para excluir de este término a una nueva juventud ¿cofrade? amante de “izquierdos” y de pitidos ensordecedores.
Los que no conozcáis la Semana Santa en este ámbito, más rancio, más íntimo, os invito a conocerla y disfrutarla. Disfrutar, de la entrada de “La Amargura” un Domingo de Ramos, justo después de una buena ración de adobo; El Cristo de Burgos por Calle Francos, o La Mortaja en su recorrido de vuelta, le hará retroceder la la Semana Santa más ancestral.
Dicho esto, solo me queda desearles a todos los rancios un feliz tiempo de Glorias de María. Y que nos veremos en la próxima quedada #jartiblescofrades que se está cociendo en el horno de Twitter. Rancios saludos.
Ah! Que se me olvidaba pagar el adobo y la cerveza.

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por Nacho Sánchez

Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org

La Semana Santa en, Córdoba

El Vocabulario de @LaSevillaCofrad “El Diputado”