Sin categoría

Las Crónicas del Señor Rancio

Tweet  Se va acercando el verano, y como el resto de los humanos, los rancios, cargan los chismes en el maletero de su coche, (#cochescofrades) y se van a la playa. Y es que, hasta en la playa se distinguen los rancios. Este verano, hazte más rancio aun, y ponte tu camiseta rancia, para que se te distinga incluso en las playas de Madagascar. Un rancio se da su vueltecita andando por la orilla de la playa, porque es bueno para la circulación… ¿Circulación? Ah, para ver la circulación de esos cuerpos esbeltos de mujeres rancias desfilando por la arena.

Un rancio es así. ¿Hay algo mas rancio, señores, que una tertulia cofrade con tu compadre, a la orilla de la playa de Chipiona, Matalascañas, La Barrosa o Conil de La Frontera, donde se encuentra escribiéndoles estas crónicas, este humilde Señor Rancio.
En vez de rancios, nos llamarían locos, si al salirnos de la paya o la piscina, nos plantáramos nuestras sandalias cofrades abrochás al lao, y en vez de reliarnos la toalla nos reliáramos un esparto a la altura del sobaco. Pero tranquilos todo se andará…
Ahí os dejo. Me voy a dar una vueltecita por la playa, que es bueno para la circulación

 Entrada Patrocinada por Uploaded with ImageShack.us

AnteriorSiguiente
Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org