in

La Virgen de Cinta, Patrona y Protectora de las Cofradías de Huelva

Tweet Agradecer a los amigos de la web cofrade onubense http://www.placeta.es/ por la cesión de este artículo para nuestro blog.

            Ha sido a lo largo del siglo XX cuando se comienza a relacionar a la bendita Imagen de Nuestra Señora de la Cinta, Patrona de Huelva, con las hermandades que componen la nómina de la Semana Santa onubense; esta cercanía siempre estuvo presente entre los cofrades de estas últimas, no en vano es la Patrona de la localidad, si bien esta proximidad para con las corporaciones penitenciales tenemos que bucearla en las décadas de los cuarenta y cincuenta del pasado siglo, principalmente con las hermandades de Pasión y la Victoria, por razones bastante similares al encontrarse significativos miembros de una y otra cofradía conjuntamente en las diversas Juntas de Gobierno de la hermandad cintera.

            Esta correspondencia entre la Patrona de Huelva y las cofradías que componen la Semana Santa de Huelva se vería acrecentada con la presencia de hasta cinco Dolorosas en la solemne procesión que tuvo lugar por las calles de Huelva el siete de septiembre de 1956, en una de las jornadas marianas más interesante vividas en Huelva, con motivo de la entrega de los atributos de Alcaldesa tras el nombramiento de la Virgen de la Cinta como Alcaldesa Perpetua de la Ciudad de Huelva. Las vírgenes que acompañaron en esta feliz jornada a la Virgen de la Cinta fueron las de los Ángeles, titular de la Borriquita; la Paz de la hermandad de los Mutilados; Refugio de la cofradía de Pasión; los Dolores de la cofradía de los Judíos; y la Virgen de la Amargura de la corporación del Nazareno. Todas recibieron a la Virgen de la Cinta delante del Ayuntamiento de Huelva incorporándose posteriormente a la procesión tras el solemne acto, solamente fueron cobijadas bajo palio las Vírgenes de la Paz y de la Amargura, ésta última sin el habitual acompañamiento de San Juan Evangelista, el resto lo hicieron en sus respectivos pasos pero prescindiendo de este componente.

Por otra parte, por acuerdo capitular de la corporación cintera fechado el 10 de abril de 1973, la Virgen de la Victoria ostenta la medalla de oro de la hermandad de la Cinta al nombrarse Hermana de Honor, tras el hermoso gesto de reemplazar la cinta de plata que portaba el Niño por una de oro, motivo por el cual la cofradía del Miércoles Santo cuenta entre su patrimonio con una bandera de la Hermandad de la Cinta donada por la corporación letífica.

Entre el patrimonio de las hermandades penitenciales, no son pocas las que de algún u otro modo homenajean a su Patrona en su cortejo penitencial, dándose la circunstancia que de un modo u otro la Virgen de la Cinta sale todos los días de la Semana Mayor, así podemos verla en sus diferentes iconografías centrando la gloria de los techos de palios de María Santísima de la Victoria y de María Santísima de la Amargura, ambas obras primorosas piezas recamadas en oro sobre terciopelo azul, la primera cincelada por Fernando Cruz muestra a la Imagen venera tallada por el imaginero hispalense Benito de Hita y Castillo, y la segunda bordada por el taller de Fernández y Enríquez con carnes en marfil de dolores León representando a la imagen presente en la pintura mural que recibe culto en el retablo mayor del santuario de Nuestra Señora de la Cinta.


La calle de la cera, frontales de respiraderos, y capillas de pasos del Señor son lugares proclives para situar a la Virgen de la Cinta, son un total de trece cofradías las que la muestra en sus pasos, estos serán la Borriquita, Sagrada Cena, Cautivo, Calvario, Tres Caídas, Sagrada Lanzada, Pasión, Esperanza, Veracruz y Oración, Buena Muerte, Judíos, y Nazareno. Como particularidades mencionar que la mayoría de ellas reflejan la imagen procesional en orfebrería, únicamente la que se localiza en el paso de la Sagrada Entrada en Jerusalén es en madera policromada, y como anécdota la que aparece en el paso de la Virgen del Amor  (Tres caídas) toma al Divino Infante con el brazo siniestro en vez del diestro como es habitual. Otras piezas en orfebrería de la Patrona se hallar en la custodia procesional del Corpus Christi en la Catedral onubense y en el frontal de la carreta de la hermandad de Emigrantes de Nuestra Señora del Rocío, ambas magníficas obras cinceladas en plata por Fernando Marmolejo Camargo y Villarreal respectivamente.  En este elenco de reproducciones de la Patrona de Huelva, solamente en el respiradero frontal del soberbio paso del Cristo de la Buena Muerte podemos observar la imagen de la pintura mural. Aunque no se representa a la Patrona, el llamador del paso del Cristo del Perdón reproduce la fachada del santuario del santuario de Nuestra Señora de la Cinta.

Pero no solamente se manifiesta la Virgen de la Cinta sobre algunos de los pasos procesionales de la Semana Santa de Huelva, de la misma manera aparece en significativas insignias de algunas cofradías, de este modo la podemos ver en eboraria rematando los estandartes corporativos de las cofradías de la Victoria y Santo Entierro; así como en la vara del Hermano Mayor del Descendimiento y la pértiga del secretario de la hermandad de la Victoria.
En pintura la cofradía del Nazareno conserva en su capilla de la parroquia de la Concepción un cuadro exactamente igual al que reemplazó durante muchos años a la pintura mural original; la hermandad de la Victoria hace pocos años la reprodujo en la embocadura de la entrada de su capilla en la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, y desde el exterior puede contemplarse como la Esperanza tiene en la fachada de su Iglesia propia una vidriera con la efigie de la pintura mural, fechada en 1992 con motivo de la nueva capilla y de la Coronación Canónica de la Patrona de Huelva.

Como anécdota, indicar que en el zócalo cerámico que rodea el santuario de Nuestra Señora de la Cinta se reproduce en paneles azul cobalto el milagro más significativo de la Señora, por el cual recibe su advocación de la Cinta, pues bien en cada una de las esquinas de cada uno de los paneles aparecen las heráldicas correspondientes de las cofradías penitenciales onubenses. Así mismo en el entorno del santuario puede admirarse diversos retablos cerámicos, entre ellos de Nuestro Padre Jesús de la Pasión, María Santísima de la Victoria, y Nuestro Padre Jesús Nazareno.

Todo esto, llevo al Pleno de Hermanos Mayores de la por entonces Unión de Cofradías, hoy Consejo de Cofradías, presidida por Juan José Redondo a tomar la feliz decisión de nombrar a Nuestra Señora de la Cinta Patrona y Protectora de las Hermandades y Cofradías de la Semana Santa de Huelva. El acuerdo plenario se refrendó el día dos de octubre de 1989 según recoge un azulejo conmemorando este compromiso, ubicado en los jardines García Lahiguera del santuario de la Cinta, instalándose el ocho de junio de 1991. Con motivo de la Coronación Canónica de Nuestra Señora de la Cinta en 1992, el Concejo de Hermandades y Cofradías de la Semana Santa de Huelva obsequió a la hermandad con un soberbio cáliz de plata para la ceremonia.

Estas son solo algunos de los apuntes que relacionan a la simpar Patrona de Huelva con las cofradías penitenciales de la ciudad, siempre en estrecha comunión mostrando su amor y devoción a la Virgen María en esta ciudad del Tinto y el Odiel.
Francisco Javier GONZÁLEZ GARCÍA

 Entrada Patrocinada por


Photobucket

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por Nacho Sánchez

Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org

Intento de Robo en la Casa Hermandad de los Gitanos

La Virgen del Rocío llegó a Almonte