- La Opinión del Cofrade

La semana inabarcable por @altocapirote

Bien señalaba @Rosario_del_Rio la primera acepción de extraordinario/ria 1.adj fuera del orden o regla natural o común. Porque así ha sido una semana que se incrusta en la Historia de la Ciudad y su principal devoción Mariana. Contaremos a nuestros hijos y nietos dónde la vimos o cuántas horas de cola hicimos en el besamanos. Podremos decir que estuvimos allí.

Y con ese carácter extraordinario en la mente repasemos algunos aspectos que han marcado la última semana.

El sentido de la medida en la procesión. Un retraso de casi tres horas a la ida, o veinticuatro horas en la calle a la vuelta son cifras que dan idea de la desmesura, planificada o provocada por el aluvión de fervor, que ha rodeado a la Virgen en la calle.

El núcleo central de la celebración ha tenido más equilibrio. Un Pontifical histórico muy bien estructurado y con una preciosa música, un Triduo a rebosar o un besamanos inolvidable en el que toda Sevilla se ha puesto a la cola hasta la madrugada. Ojo a esas demostraciones de Fe sin jugar a los “pasitos”. Pero en la calle todo se ha desbordado con el consentimiento de la Hermandad. La belleza plástica de las visitas a los templos es indiscutible. Pero algunas, como el caso del Santuario Trinitario, con una duración de una hora, son francamente mejorables. Parte de los retrasos son achacables a este desmedido afán de agradar de unos y otros. No todos los colectivos pueden participar del homenaje. ¿Y qué pinta la tuna?. Solo faltó la Sociedad de Amigos de la Capa Española.

El enemigo que está dentro. En esta desmesura, como no puede ser de otra manera, lo más perjudicado ha sido el andar del paso, que ya sufría con dos cuadrillas que no siempre han funcionado como una sola. Pero si algo le ha afectado ha sido la masa cangrejera. Hubo avalanchas y en muchos momentos Antonio Santiago no podía coger el martillo. No estoy pidiendo un desfile zamorano, ni tampoco un paso puede ser una quitanieves. Pero lo verdaderamente sorprendente es que cangrejeando puedes ver a hermanos de la cofradía, miembros de juntas de gobierno, pregoneros de comunidad de vecinos y renombrados artistas. ¿Son conscientes del daño que hacen? ¿Qué impresión dejamos en un niño arrollado cuando viene la Virgen? Cangrejeros al río.

El esfuerzo admirable del cortejo. De la procesión hay dos cuestiones positivas a resaltar. Una, indiscutible: el Carmen de Salteras ha vuelto a demostrar una capacidad cuasi robótica para ir detrás de ese palio tocando sin parar. De olimpiada. El otro aspecto a destacar ha sido el cortejo de hermanos. Algunas voces han sido críticas: que si un cirio verde está tomando café o si una vara del Tintinábulo iba hablando por móvil. Dejemos de lado el carácter glorioso de la procesión: huelga decir que el tiempo del recogimiento y la reflexión contrita es otro. Pero además pedirle a alguien que se puso un traje el sábado a las 6 de la mañana, que acompañe a su virgen a la Plaza de España, asista al Pontifical, y participe de una procesión otras doce horas hasta las 7.45 del día siguiente, y que no vaya al baño, no beba, no coma, no salude a su tía Concha, o no llame a casa para decir que sigue vivo me parece desorbitado. Hasta los músicos de Salteras descansan.

El papel de los medios, y de qué medios. Las tres televisiones han hecho un gran esfuerzo y han podido diferenciarse algo más. Pero ha sido, sobre todo, una conmemoración 2.0. Desde elcostal.org y otras webs se ha informado mucho y bien. Las radios que han emitido en streaming han hecho un gran esfuerzo, que por las tarifas de datos no tienen más impacto del que podrían. Esto cambiará. La radio convencional y sus programas bandera han desaparecido durante la semana. Seguramente hay buenas razones económicas para ello, pero muchos nos vamos acostumbrando a otros canales independientes. Y seguimos vivos e informados. Los gurús han de serlo a tiempo completo. O el público se busca a otro.

Todas las instituciones han sufrido mucho en el ámbito de la comunicación: el conflicto de los cinco euros, los horarios variopintos o suspensiones de eventos que no se comunican. Un consejo: contraten profesionales. Hoy día dejar eso en manos del hijo de un consiliario que sabe de internet es un grave riesgo. El Arzobispo no tiene que saber de share, ni tampoco Google Analytics o reputación Online. Pero él mismo debe impulsar este cambio en las hermandades.

Y la Esperanza, que todo lo puede. Le ha merecido la pena. Se decidió en el último momento. Tomó un vuelo y desde que llegó no se separó de Ella. Rectorado, Negritos, Osario, Trinidad, San Julián, San Gil, Basílica y vuelta a casa en avión. Armamos rampas, dice la sobrecargo por la megafonía antes del despegue. Cierra los ojos para dormir un rato. En su memoria queda esta desmesura de inigualable belleza, la de una sonrisa a medio amanecer que le llena el corazón de Esperanza.

AnteriorSiguiente
Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org