in ,

La restauración de la Virgen del Dulce Nombre según Isabel Santiago

María Santísima del Dulce Nombre es una imagen realizada por Castillo Lastrucci en 1924. Fue la primera dolorosa realizada para la ciudad de Sevilla por este conocido autor. La imagen está realizada en madera de pino de Flandes y sus manos en madera de cedro.

Quizá estos datos puedan parecernos banales, sin embargo, para un conservador-restaurador son muy importantes a la hora de intervenir. Al igual que conocer la historia material de la obra. Datos tan relevantes como que la imagen fue restaurada por su propio autor en los años 1927 y 1941, y posteriormente, en 1991 por el taller Isbilia.

Todo ello sin contar con la vida diaria de una hermandad, y generaciones que han pasado por ella, en las que se ha depositado el cuidado de su patrimonio. Entre el que se encuentra su dolorosa. Un día a día del cual no tenemos demasiada conciencia, más que las cariñosas anécdotas de sus mayores.

Todo esto lo ha tenido muy en cuenta Carmen Bahima, que ha sido la encargada de llevar a cabo esta intervención. Ella se licenció en la carrera de Bellas Artes y Conservación y Restauración de Bienes Culturales el año 2005. Ha trabajado en el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, lo que ya es garantía de su profesionalidad. Y actualmente lleva a cabo sus encargos en su propio taller. Carmen sabe que “Las imágenes devocionales están sujetas al fervor y al conocimiento de sus fieles, por lo que requieren mucho cuidado a la hora de intervenir”, como comentaba en el Boletín de las Cofradías del mes pasado.

Después de pasar por su taller, en el que ha permanecido desde el pasado mes de noviembre, la Virgen regresó intervenida por un proceso de limpieza superficial que por la suciedad que se había quedado sobre la policromía de la imagen, y probablemente también la eliminación de algún repinte. También el arreglo de las fisuras y daños en la madera que la imagen presentaba por el cuerpo. Además, las articulaciones del candelero se han cambiado y se han mejorado los anclajes al paso. Por suerte la dolorosa no tenía serios problemas estructurales.

El Hermano Mayor de la Hermandad ha comentado que la intervención ha devuelto a la imagen la policromía que podía contemplarse en los años 70.

Desde aquí me gustaría felicitar a la Hermandad del Dulce Nombre por la dedicación que está depositando en la conservación de su patrimonio.

Isabel Santiago Alonso
Licenciada en Bellas Artes y Conservación y Restauración de Bienes Culturales.

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Vía Crucis por la Judería sevillana

Jerusalén y Buen Viaje, Extraordinaria para celebrar 75 años como titular mercedario