in

La Peste y el Cristo de San Agustín en la novela «Caballero Veinticuatro»

La Sevilla de La Peste contada en esta novela escrita por Jesús Delgado

Sevilla cuenta con una nueva novela ambientada en el tiempo de La Peste. Hablamos de «Caballero Veinticuatro», la ópera prima del compañero de esta casa Jesús Delgado. Esta obra literaria emergió en su versión digital a través de la plataforma Amazon y tras la demanda que ha creado entre los lectores, ya podemos disponer de su versión en papel en Amazon.
«Caballero Veinticuatro»está ambientada en la Sevilla de la peste, y narra la búsqueda del Cristo de San Agustín, que ha sido robado, para que pueda procesionar en rogativa para el fin de la epidemia. Esta historia se cuenta mientras se describe cómo Sevilla se desangra a causa de la peste y su protagonista descubre un secreto familiar. 
Con motivo de su presentación oficial, que tendrá hoy a partir de las 18 horas en la Casa de Castilla y León de Sevilla, entrevistamos a Jesús Delgado.
E. Primero de todo, y dado que es tu primera novela, la pregunta es obligada: ¿por qué decidiste escribir? 
Pues fue una decisión casi terapéutica. Por un lado tenía la historia en la cabeza, y por otro necesitaba pasar una página de mi vida. Así que salí de Sevilla y empleé la soledad en documentarme y escribir.
E. Es curioso que no se nombre a Sevilla en toda la novela. 
J.D. Nunca lo creí necesario. La ciudad está presente en cada página. Es la verdadera protagonista. Y es tan obvio que nombrarla me parecía insultar a los lectores, que ya saben de lo que se habla.
E. En las páginas se alternan críticas y mucha ironía hacia Sevilla. Pero a la vez en muchos pasajes se destila amor a la ciudad. 
J.D. Es cierto. Y en eso va un poco de mí. Mi relación con Sevilla es de amor imposible: la amo tanto que a veces, por ser imposible, prefiero odiarla por si acaso la olvido. De hecho la mayor parte del libro se ha escrito entre Córdoba y Barcelona. Solo así tengo la distancia necesaria para hablar de ella.
E. ¿Sevilla y la peste están de moda? 
J.D. Desgraciadamente no lo creo. La mayor parte de la gente desconoce que fue un momento que marcó la historia de Sevilla para siempre. Les dices que murieron más de 20.000 personas solo en el Hospital de las Cinco Llagas y se quedan con la boca abierta. Poco después el traslado de la Casa de Contratación le dio la puntilla. Sevilla ya nunca fue la misma, y solo breves atisbos de recuperación. Fíjate que en la novela aparecen personajes como Murillo o Martínez Montañés. ¡Sevilla en aquel tiempo era cuna de las artes! Es una pena que no esté más de moda de lo que merece.
E. Una novela donde se mencionan las cofradías ¿no es un riesgo? 
J.D. En Sevilla siempre. Si criticas cómo está vestida una imagen hay auténticos ultras que se lanzan como lobos. Por eso he preferido la ironía para expresar algunas ideas en las que se reconocerán muchos cofrades. Y leerán cómo fueron la Semana Santa, procesiones extraordinarias o el Corpus de ese año, totalmente excepcionales.
E. La imagen que desaparece es el Cristo de San Agustín. ¿Por qué? 
J.D. Pues porque era la gran devoción de la ciudad, y la gente más principal pertenecía a ella. Hoy muchos cofrades no lo saben. Y hay que agradecer la magnífica exposición que tuvo lugar en el Círculo Mercantil organizada entre otros por Jesús Romanov. Mucha gente pudo acercarse esos días a una imagen que, en aquel siglo, no tenía parangón. Tanto es así que fue la elegida para salir en procesión de rogativas para pedir el final de la peste. Yo aprovecho eso para contar cómo la roban y un hombre emprende su búsqueda en medio de la epidemia, y acaba buscando la historia de su propia familia. ¡Y ya no cuento más!
E. ¿Te has permitido muchas licencias históricas? 
J.D. Me he documentado para que no sean necesarias. Las hay, y cualquier historiador podrá encontrar alguna. Pero, como alguien ha dicho, es más “historia novelada” que “novela histórica”. Para ambientarla más he intentado a veces usar un lenguaje más adaptado a aquel tiempo. Y el diseño de la cubierta es obra de un gran artista y restaurador como Miguel Ángel Morrondo, que se inspira en el estilo de antiguos grabados.
E. Es curioso que habiendo inquisidores y nobles no exista esa visión típica de “cuervos con sotana” o aristócratas perversos. 
J.D. Es que la historia de aquellos días que nos ha llegado es bien distinta. En los documentos puedes encontrar a muchos Caballeros Veinticuatro dando de comer a la gente o limpiando calles. La muerte les llegó igual que al resto. En la casa de los marqueses de la Algaba murieron casi todos. Y de los religiosos qué decir; murieron por cientos intentando aliviar a los enfermos o simplemente acercándose a ellos para confesarlos. Fue una catástrofe tal que la gente dio lo mejor de sí.
E. Por momentos es una novela muy oscura. 
J.D. Es que una ciudad llena de basura y barro por las inundaciones y donde la peste mata a la mitad de sus habitantes, no puede ser luminosa. Aun así yo he tratado de mostrar esa convivencia entre la belleza estética y la muerte, el sol inundando sus plazas y la gente muriendo a cientos cada día. Y he dejado muchos momentos de ternura y humor para personajes entrañables.
E. Convénceme en una frase para que nuestros lectores la compren. 
J.D. Vivirás en la Sevilla del siglo XVII de una forma tan realista que una sensación de temor y atracción hará que no puedas dejar de leerla.
Puedes leer fragmentos y anécdotas del libro en Facebook @caballeroveinticuatro y Twitter @Caballero24_

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Escrito por Nacho Sánchez

Jartible Cofrade desde 1991 · Tecleando con más de 140 caracteres · Coordinador de ElCostal.org

Conoce quién fue Santa Cecilia, patrona de la Música

Estos son los cambios de bandas para la Semana Santa de 2019