- La Opinión del Cofrade

La Opinión. Músicos de Dios por @CofraderancioDH

sol6Parece que fue ayer, aquel tiempo en el pueblo donde nací. No llegaba a una década de edad este que les escribe cuando desde el balcón de mi casa, al caer la tarde una música que llegaba del abrigo de un cercano puente y que llamaba a diario mi atención, no eran esos sones otros que los de la Agrupación Musical Ntra. Sra. de la Estrella (Dos Hermanas). Poco a poco, día a día esa bendita melodía se iba metiendo en mis oídos, más que en mis oídos, en mis sentidos y sobretodo en mi corazón. Aún recuerdo como con todo el frio que hiciera, allí estaba yo, en aquel balcón con mi latón de pintura y unas baquetas de palo, intentando seguir el ritmo de la batería. Y así comenzó esa bendita locura y el amor eterno hacia la música procesional.

¡Y no! nunca fui músico, ni creo que llegue a serlo, pero a lo largo de mi ya casi cumplidas cuatro décadas, he de reconocer que ha sido parte de mi vida, que ha estado en los buenos y malos momentos, que alegró mis primeros años cofrades, que me acompaño con sus sones cuando iba en el esfuerzo costalero. Por todo eso y mucho más, este humilde aficionado a la música procesional, quiere hacerle un homenaje a todos esos músicos, que llueve, ventee, con calor y todo tipo de condiciones, dan su vida y sacrifican su tiempo por el amor a la música. ¡A los músicos de Dios!

Antaño al igual que en otros apartados de nuestra Semana Santa, la música procesional no era lo que es hoy en día, no existían apenas formaciones, muchas de las que había pertenecían a un cuerpo militar, como lo fueron la extinta de la Comandancia Movil de la Guardia Civil de Eritaña o la del Regimiento de Soria 9, otras nacieron en el seno de una hermandad, como la Banda de la Centuria Romana de la Macarena. Pero como todo en la vida este mundillo también ha evolucionado y en mi modesta opinión para mejor.

Poco a poco ha ido creciendo el número de bandas y a su vez la calidad y el número de composiciones. A día de hoy podemos disfrutar tanto en Sevilla y su provincia, así como fuera de ella de innumerables formaciones, sb1unas más punteras quizás por su larga trayectoria y otras más nuevas, pero no por eso faltas de calidad y sobretodo de ilusión. Pues bien detrás de todo este maravilloso mundo del pentagrama de pasión, también existe un conocido “pique” entre algunas formaciones. Discusiones en foros, competencia “desleal” por los contratos, videos que se cuelgan en la red a modo de mofa y hasta casos de peleas físicas por simples malos entendidos. Yo lo entiendo de otra manera, ser músico de una agrupación musical, banda de cornetas y tambores, banda de música e incluso de trio de capilla, es ser MÚSICO DE DIOS y su Bendita Madre. Yo no entendería a la Borriquita sin sus músicos del Sol bajando la rampla, ese Compás de la Laguna de Virgen de los Reyes tras Jesús Despojado, no imagino al Cristo de la Buena Muerte sin escuchar Cristo de San Julián, interpretado tan magistralmente por la querida banda de Sta María Magdalena del Arahal, al palio romántico de la Virgen del Subterráneo a los sones de Maestro Tejera por la calle Sol. Ni un Lunes Santo de Soberano Poder “Cigarrero”, en Campana con Sobre los pies te lleva Sevilla, una salida de Santiago y ese olivo moviéndose al compás de Redención por Sevilla. Y la Calzá lo trae Presentado a Sevilla con el izquierdo por delante, con un mar de plumerines azules tras de él.

O esa Madrugá mágica de silencio, pero también de música, música de una Legión III que suena a Macarena, dos Esperanzas meciéndose con gracia por Salteras (Carmen) y Dos Hermanas (Santa Ana), y el Señor de la Tres Caídas en su galeón marinero y una armada de blanco radiante tocándole con el alma, una marcha tras otra, con el incansable Julio Vera comandando dicha tropa, un Gitano de la Cava que nunca acaba de morir por Presentación (Dos Hermanas) custodiado.

Por todo eso y por todas las demás, Cruz Roja, Esencia, Oliva de Salteras, Estrella y Valme de Dos Hermanas, Rosario de Cádiz, Pasión de Linares y un largo elenco de formaciones, le doy las gracias a todos ellos y ellas, porque ya no se entendería una Semana Santa sin TODAS ellas.

Una pequeña reflexión, TODAS sois imprescindibles, cada una con su sello, con su estilo, con su forma de entender la música y de interpretarla, porque desde aquí pido cordialidad y hermandad entre todos, porque al fin y al cabo sois TODOS……MÚSICOS DE DIOS.

@cofraderancioDH

AnteriorSiguiente