in ,

La NO iconografía de Pasión

La iconografía en el paso del nazareno

Archicofradía del Santísimo Sacramento, Pontificia y Real de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Pasión y Nuestra Madre y Señora de la Merced o directamente ‘Pasión’, como todos la conocemos. Paseaba yo por las naves de la Colegial del Salvador los pasados días de marzo, cuando toda la ciudad estaba en plena floración sentimental cofradiera. Al entrar la vista se nos va de manera irrefutable para los pasos ya montados. Si si, para los pasos; no quiero motivo alguno de duda o debate porque mentimos si decimos que al entrar se nos va la vista para cualquier otra cosa. La mente entra en un hervidero de emociones con sus luces y sus formas. Ese volumen atravesado por la luz colorida de las vidrieras del Salvador. Enfrenté mi mirada al altar móvil del Señor de Pasión y pensé una vez más: ¿Cómo sería volver a ver la supuesta original/verdadera iconografía de Pasión?
Y hablo de “supuesta original/verdadera” porque según algunos profesionales de la materia dicen que la morfología de la talla de Jesús de la Pasión es para ser acompañado por un cirineo.

Los cirineos del Señor de Pasión

Varias han sido las tallas de Simón de Cirene que han acompañado a lo largo del siglo XIX y XX a Jesús de la Pasión. Concretamente tres, desde la adquisición del primero en 1844 hasta 1974.

‘Mirabalcones’; el cirineo montañesino

8

En 1844 la Archicofradia adquiere la cabeza y las manos de un San Isidoro procedente de la antigua Casa Profesa de los Jesuitas -hoy día Iglesia de la Anunciación- para hacer de él un Cirineo. Le apodaron el ‘Mirabalcones’ por la forma que poseía la talla. La cabeza y manos citadas se atribuyen al escultor de Alcalá la Real Juan Martínez González –popularmente conocido como Martínez Montañés, apellido que recoge de su padre- por el tremendo parecido que guardan los rasgos con el San Ignacio de la Iglesia de la Anunciación. Este cirineo procesionó hasta 1950.

 

Actualmente el ‘Mirabalcones’ procesiona en Aguilar de la Frontera acompañando al titular de la Hdad. De Nuestro Padre Jesús Nazareno. Imagen que volvió a ser restaurada en 2006.

El cirineo de Juan de Mesa

En 1950 la Archicofradía se hace con un nuevo cirineo de las que la cabeza y una mano se atribuyen al escultor cordobés Juan de Mesa y Velasco. Este cirineo a pesar de la gran calidad que poseían esas partes, nunca llegó a gustar lo suficiente en el seno de la hermandad. Digamos que era un recauchutado de varios escultores ya que el cuerpo pertenece al sevillano José Rodríguez Fernández-Andes fue terminado por el gaditano Luis Ortega Bru y policromado por Juan Miguel Sánchez.
Este cirineo procesionó hasta 1970.
La cabeza del cirineo aun se puede contemplar en la hornacina perteneciente al altar de Santa Justa y Rufina de la Iglesia Colegial del Divino Salvador.

El cirineo de la discordia

En 1970 llega a la Archicofradía el cirineo obra del escultor onubense Sebastián Santos Rojas. Cirineo que según los estudiosos en la materia, es la obra cumbre del susodicho en la etapa final de su carrera. El rostro de la talla es un autoretrato del propio escultor. Así mismo, se dice que Sebastián Santos se fijó detenidamente en el Señor de Pasión para basar en Él la policromía del cirineo.
Aunque la obra llegó a la Archicofradía en 1970, no procesionó hasta 1972 dado que en esos dos años las inclemencias meteorológicas impidieron a la hermandad realizar su estación de penitencia.

Su última salida fue en 1974, cuando tras los estudios realizados en el Señor de Pasión por Peláez del Espino determinan que las fisuras encontradas en el Nazareno son dadas por el acompañamiento del cirineo en el paso. La hermandad decidió desde ese mismo momento anular la iconografía existente, decidiendo así la salida -hasta día de hoy- del Señor de Pasión solo en el paso cada Jueves Santo.

Con el paso de los años y la ‘frustración’ que causaba en algunos de sus hermanos, el saber de la gran valía de esta talla y las ganas de devolverle a Sevilla y a sus hermanos la magnífica y exquisita iconografía que presentaba el Nazareno acompañado por el cirineo, la hermandad lo llevó a cabildo hasta en dos ocasiones; en 1992 y 2009, obteniendo ambas veces un -débil- NO por resultado.

Tras la restauración llevada a cabo en 2010 por el taller de Carrasquilla podemos observar esta magnífica obra en uno de los rincones de las naves de la Colegial del Salvador.

¿Qué te ha parecido?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votos: 0

Añadir voto: 0

Porcentaje votos positivos: 0.000000%

Quitar voto: 0

Porcentaje votos negativos: 0.000000%

Festividad a la Santa Cruz en Brenes

Cambio musical en La Redención